Lo que el canciller Pérez Roque no dirá

Por Lorne W. Craner Especial para LA NACION
(0)
25 de febrero de 2004  

WASHINGTON.- Cuando el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Pérez Roque, visite Buenos Aires esta semana, sin dudas compartirá los puntos de vista del gobierno cubano con funcionarios del gobierno argentino tanto como con el pueblo argentino.

Los puntos de vista del gobierno de Estados Unidos sobre Cuba también son bien conocidos.

Por lo tanto, quisiera retroceder y darles a los cubanos una oportunidad de hablar por sí mismos. Estas son las palabras de activistas cubanos de derechos humanos y de líderes religiosos en Cuba, y de autoridades judiciales y políticas cubanas:

"Las ideas tienen un precio, el cual tendrán que pagar ahora."

De miembros del gobierno cubano que realizaron los interrogatorios a uno de los 78 hombres y mujeres arrestados en 2003, durante el "apriete" a los activistas de derechos humanos y periodistas.

"... El gobierno ha detenido, juzgado en forma sumaria y condenado a más de 70 activistas de derechos humanos y periodistas independientes. Estas condenas van de 6 a 28 años de prisión. La gran mayoría de los condenados son promotores y organizadores del Proyecto Varela, una iniciativa de los ciudadanos apoyada por la Constitución, que recoge más de 11.000 firmas de ciudadanos cubanos.

"Hace un año, presentamos estas firmas a la Asamblea Nacional de Poder Popular, solicitando un referéndum. De este modo, los cubanos podrían decidir realizar cambios a las leyes a fin de garantizar derechos humanos fundamentales.

"La mayoría de la oposición pacífica que representa a múltiples organizaciones e ideologías -liberal, socialista y cristiana-democrática- apoya esta iniciativa... Un día antes del comienzo de la guerra en Irak, el régimen cubano comenzó una terrible campaña de represión, creando una total incertidumbre en la isla.

"Activistas pacíficos fueron acusados de conspirar contra la independencia y la integridad territorial de la nación. Sin embargo, ninguno de ellos fue encontrado en posesión de armas, planes subversivos o información secreta. Todas sus acciones eran públicas y consistían en escribir sus ideas, defender los derechos humanos y promover el Proyecto Varela. Estos son los prisioneros de la Primavera Cubana. Sus vidas y las nuestras están en peligro...

"Están tratando de imponer un dilema falso: continúen con el actual sistema político sin derechos o enfréntense a la intervención de Estados Unidos... No queremos ni aceptamos ninguna de estas alternativas. No queremos la intervención y rechazamos toda violencia. Queremos un cambio pacífico hacia la democracia ahora.

"Nosotros, los cubanos, también tenemos derecho a nuestros derechos. Apelo a ustedes en nombre de la unidad espiritual de los hombres libres, que tiene como su estrella boreal el derecho a la vida, la libertad, la justicia y la autodeterminación de los pueblos. Apelo en el nombre de aquellos que apoyan la lucha pacífica."

De Osvaldo José Payá Sardinas, extraído de "Un llamado desde Cuba", La Habana, 1° de mayo de 2003.

"Sabemos los riesgos que estamos tomando. El riesgo está incluso en nuestros hogares. El gobierno sabe lo que hacemos y vigila. Conocen nuestras vidas mejor que nosotros."

De Omar Rodríguez Saludes, fotógrafo. Condenado a 27 años de cárcel por fotografiar "lugares que, a raíz del estado en el que se encontraban, daban una imagen distorsionada de la realidad cubana, y las envió para ser publicadas por la prensa extranjera, y principalmente contrarrevolucionaria". Sentencia del 8/03, Tribunal Provincial Popular, La Habana, abril de 2003.

"... Dirige a un grupo opositor de los llamados "derechos humanos" llevando a cabo actividades y reuniones, utilizando nuestra bandera nacional y mostrando afiches, solicitando la libertad para los presos políticos y prisioneros de conciencia, en franco desafío al sistema judicial, político y social."

Sentencia del 1/03, Tribunal Provincial Popular, Pinar del Río, 5 de abril de 2003, en la cual Eduardo Díaz Fleitas, de 51 años, granjero y activista, fue condenado a 21 años de cárcel.

"Muchos de nuestros hermanos se dirigen a la Iglesia en Cuba en busca de una palabra de aliento, porque existe entre el pueblo cubano un temor vago pero generalizado en lo que respecta al futuro. Ha llegado el momento de pasar de un Estado vengador que exige sacrificios y salda cuentas a otro compasivo, dispuesto a tender primero una mano misericordiosa en lugar de imponer controles y castigar las infracciones."

Del cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo de La Habana, carta Pastoral del 25 de febrero de 2003 .

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.