López Murphy: estoy en las antípodas de la coalición gobernante

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Dijo que hace falta mucha previsibilidad
(0)
26 de enero de 2002  

Ricardo López Murphy tiene en su diccionario económico una palabra clave: previsibilidad.

El concepto que encierra ese vocablo es la constante en la entrevista que el ex ministro de Economía de Fernando de la Rúa concedió ayer a LA NACION, en su oficina de la fundación FIEL. Comportarse como un país serio, como uno más en el mundo, es su propuesta. Cree en la urgencia de presentar un "plan sustentable". Se pone en las "antípodas" de lo que él define como "coalición en el Gobierno".

El economista radical se distancia muchísimo del programa que lleva adelante el gobierno de Eduardo Duhalde. Habla de un corte transversal en los partidos que formará el nuevo oficialismo y la nueva oposición. Afirma que no son propios de él términos extremistas, por lo que niega que su decidida crítica avance hacia la calificación de pacto golpista contra De la Rúa, como se interpretó tras una de las últimas apariciones públicas que tuvo.

Explica: "Yo tengo profundas discrepancias tanto con el presidente Duhalde, como con el ex presidente De la Rúa, como con el diputado Moreau. Los que eran rivales electorales de Duhalde son hoy prácticamente voceros de las iniciativas oficialistas.

"Yo debo reconocer que estoy en las antípodas de esta coalición de gobierno. De ahí a un calificativo de esa magnitud (por el supuesto pacto golpista) hay una gran diferencia. Si por alguna expresión alguien asimila ese concepto afirmo que de ninguna manera apelaría a un calificativo semejante."

Inmediatamente, López Murphy destacará que "en este momento es importante que se tenga en claro. Yo he mencionado que estoy en las antípodas de esta coalición que está gobernando. El proyecto que está planteado digo que es altamente inconveniente para resolver los problemas y el destino de la República. De ahí a otro calificativo hay una distancia enorme".

-¿Formará usted un polo de oposición al Gobierno?

-Eso sería una presuntuosidad de mi parte. Eso es una posición que creo estratégica. El país necesita, frente a esta coalición, que haya, en el marco institucional, una alternativa clara, que represente lo que me parece que es la corriente principal de opinión en el mundo. Esto es, el respeto a la ley, el respeto a la economía de mercado, con regulaciones preestablecidas, con reglas contractuales que no se violan, con reglas que son homogéneas para todos, con conductas y actitudes previsibles, con reglas aplicables tanto al sistema financiero, a la deuda, a la moneda y al presupuesto muy claras. Y que esas cuestiones conformen un régimen que resulte previsible para la sociedad.

Por supuesto que eso viene emparentado con una visión de la vida pública, de la libertad, de la tolerancia, de la diversidad, del respeto a los demás y de la inserción de la Argentina en el mundo. Yo pienso en el país integrado al mundo. Yo no veo a mi país convertido en un país aislado como Corea del Norte o Irak.

-Hay cuestiones concretas que generan situaciones de tensión como la que se vive hoy (por ayer), ¿intuye una salida a esto?

-Como todos los países del mundo la Argentina no es un caso anómalo, nosotros tenemos que enfrentar este tema como lo enfrenta todo el mundo, como se nos sugiere, con un programa sustentable. Es un programa que tiene dos características: es consistente internamente y es consistente con los usos y costumbres mundiales.

-Mientras tanto está el corralito...

-Diría que lo que ha pasado es que las regulaciones financieras se han agudizado extraordinariamente. Ya era un problema de inconvertibilidad de depósitos, si lo agudiza crea una situación aún más extrema, una situación de asfixia. Lo que empezó como un remedio, que no me pareció bien porque es claramente contrario a una economía organizada sobre la base de contratos y propiedad privada, ese esquema que tuvo como explicación las dificultades de orden financiero ha pasado a ser un instrumento de control cambiario. Creo que eso es totalmente contraindicado. Había un sistema que implicaba ciertas restricciones, eso fue agudizado y tiene que ser revertido. Tenemos que ir a un sistema que no tenga restricciones, que usted pueda depositar y pueda extraer.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?