La protesta callejera: sigue la escalada de manifestaciones. Los ataques piqueteros preocupan a empresarios