Informe del Río. Los bancos, con menos deuda pública