Los cacerolazos se escucharon en el hotel de Cristina en Nueva York