Los candidatos no quieren piquetes

Los postulantes bonaerenses proponen políticas de empleo y asistencia social para terminar con las causas de la protesta
Los postulantes bonaerenses proponen políticas de empleo y asistencia social para terminar con las causas de la protesta
Laura Capriata
(0)
25 de septiembre de 2005  

Si bien las propuestas electorales no son las mismas, el objetivo que busca la mayor parte de los candidatos en relación con la protesta social es el mismo: sacar a los piqueteros de la calle mediante la creación de puestos de trabajo.

Aunque en esta campaña los principales candidatos bonaerenses se preocupan mucho más por diferenciarse entre sí que por lograr consensos, LA NACION notó que los partidos más importantes que competirán en las elecciones de octubre coinciden en esta iniciativa.

Además, al contrario de lo que se podría pensar, el Frente para la Victoria, el PJ, el radicalismo, ARI, Pro, Paufe y la izquierda no sólo comparten la necesidad de crear empleo -con distintos instrumentos-, sino también el reclamo de universalizar la asistencia social, mejorar la calidad de la educación con una reforma urgente de la ley federal que rige la materia (que incluya más horas de clase y mayor presupuesto) y revalorizar la atención de la salud, mediante centros de prevención primaria descentralizados, como elementos esenciales y entrelazados que contribuirán a combatir la pobreza del conurbano.

Estas coincidencias se desprenden de las principales propuestas de los partidos que competirán en octubre en materia de política social, educación, salud, empleo, producción, seguridad y protesta social, que los postulantes explicaron a LA NACION, donde se observan las mayores coincidencias entre ellos (ver infografía) y en los proyectos que los propios candidatos señalaron que serán "su prioridad número uno" si llegan al Congreso.

"Los piqueteros son un emergente de la crisis, y la única solución es darles políticas laborales genuinas, por eso ya eliminamos medio millón de planes de desocupados mediante inserción laboral", dijeron desde el comité de campaña de Cristina Kirchner, primera candidata a senadora del Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires.

Respuesta indirecta

Aunque la primera dama prefirió no responder en forma directa la consulta de LA NACION, fuentes del kirchnerismo explicaron que su prioridad será el empleo, de la mano de la obra pública, la apertura de Pymes y la recuperación de la economía.

Con un discurso más proclive a destacar lo hecho por la gestión oficial que propositivo, en el Frente para la Victoria señalaron que en la provincia continuarán con la reducción de los planes para desocupados, la depuración y la reforma de la policía, el aumento de fondos para los municipios, la política de medicamentos genéricos y la prevención primaria de la salud, y la reforma educativa integral, que hace pocos días anunció el oficialismo.

El PJ bonaerense, encolumnado detrás de la candidatura de Hilda Duhalde para el Senado, también pretende mejorar la situación laboral mediante el apoyo a las pymes.

Pero sus principales iniciativas, que la semana última el duhaldismo presentó públicamente, son reducir en cinco puntos las retenciones al agro, blanquear a los trabajadores en negro, recuperar la coparticipación que perdió la provincia de Buenos Aires, "que a pesar de tener el 38% de la población del país, recibe sólo el 21,5% de la coparticipación" y actualizar los planes asistenciales de acuerdo con el costo de la canasta básica, según definió su principal candidata.

Prioridades centristas

Las prioridades de Ricardo López Murphy, candidato a senador de Propuesta Republicana (Pro), la alianza que conformó con Mauricio Macri, también se vinculan con el empleo, como un modo de retirar la protesta social de las calles.

Sus proyectos incluyen eximir de impuestos los primeros 800 pesos de todos los sueldos (para favorecer las contrataciones y el blanqueo de personal), implementar un programa de aprendizaje y empleo juvenil, que atienda al millón de jóvenes que no trabaja ni estudia en el distrito, pagar subsidios de entre 200 y 300 pesos para las empresas que contraten a mayores de 40 años y bajar las regulaciones que afectan el empleo, especialmente en las pymes.

En otras áreas, proyecta una reforma de la seguridad para que haya más policías en los barrios y que los días de clases superen las 200 jornadas.

Si Luis Brandoni, candidato a senador por la UCR bonaerense, llega al Congreso, lo primero que hará será "derogar lisa y llanamente la ley federal de educación, que fue una tragedia", en su opinión.

También promoverá un seguro universal de reinserción laboral y un ingreso social básico para menores, donde la madre reciba un subsidio de $ 100 por hijo, a cambio de asegurar la salud, alimentación y educación del menor, en coincidencia con iniciativas similares que proponen la mayor parte de los candidatos.

"Toda mi vida presenté proyectos que tienen que ver con las necesidades de la gente: deudores hipotecarios, niños que trabajan, sistema educativo, explotación inadecuada de la tierra y entrega de recursos naturales, y los seguiré presentando, porque muchas veces el PJ no los quiere tratar y pierden estado parlamentario", sintetizó a LA NACION Marta Maffei, candidata del ARI bonaerense.

En sintonía con los proyectos de su jefa, Elisa Carrió, las prioridades de Maffei serán asistencia a las pymes, una asignación universal para todos los menores, mejorar los salarios, aumentar el financiamiento educativo y las políticas de prevención de salud, y la fabricación local de medicamentos.

También acordó con las iniciativas propuestas por la mayoría de los candidatos Jorge Rivas, primer candidato a diputado nacional por Encuentro Amplio (la alianza conformada por los partidos Socialista, Comunista e Intransigente). Sin embargo, incluyó un proyecto que no había sido mencionado por los otros postulantes: mejorar la situación de las cárceles, "para que sea lo que manda la Constitución y no lo que son hoy, un lugar de degradación que potencia la criminalidad".

Dos que se diferenciaron

Aunque las coincidencias fueron mayoría entre los principales postulantes, hubo dos cuyas propuestas se diferenciaron bastante del resto del grupo de candidatos bonaerenses.

Uno de ellos es Luis Patti, del Partido Unidad Federalista (Paufe), cabeza de la lista de diputados que acompañará la postulación de Hilda Duhalde para una banca del Senado.

Patti cree que unos 600 millones que hoy se destinan a ayuda social deberían servir para obra pública con mano de obra intensiva o "artesanal".

"Una casa hecha por una empresita familiar vale un 5% más que otra hecha por una constructora, que utiliza más maquinaria y menos mano de obra, pero se recupera mucho más en salud, educación y recursos para esas familias", sostuvo a LA NACION.

Otra de sus prioridades será la educación, donde pretende volver a la escuela anterior a la reforma educativa de los 90, y para eso propone "evitar el uso de la computadora en los primeros años de enseñanza, porque no deja pensar e imaginar a los chicos", y, en cambio, reforzar los contenidos de lengua y matemática.

En materia de seguridad, Patti proyecta un servicio cívico social "que ayude a las madres a contener a los hijos que se les fueron de las manos", indemnizar a las familias víctimas del delito y enseñar oficios a los presos, que con su salario pagarán su propia permanencia en prisión y ahorrar un 50% para cuando salga en libertad.

También en un tono diferenciador, el postulante del frente de Izquierda MST-Unite, Mario Cafiero, reclamó la suspensión del pago de la deuda externa y la investigación de su legitimidad y de la fuga de capitales; la reasignación del superávit fiscal a políticas sociales; la reestatización de los ferrocarriles y de los servicios públicos básicos, y la recuperación de los capitales fugados al exterior.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.