Los desafíos inmediatos de Vidal: medio aguinaldo y seguridad

Busca iniciar su mandato sin sobresaltos; dijo que pese a las dificultades no habrá demoras salariales
Ramiro Sagasti
(0)
8 de diciembre de 2015  

LA PLATA.- Lo que más inquieta ahora a la gobernadora electa María Eugenia Vidal es garantizar la paz social este fin de año, para iniciar la gestión sin fuertes sobresaltos. Para ello, su equipo trabaja a contra reloj en tres desafíos inmediatos: pagar el medio aguinaldo de los 600.000 trabajadores estatales de la provincia pese a recibir, según dijo Vidal, la "caja en cero"; atender los reclamos gremiales, sobre todo el de los docentes, y poner en marcha el Operativo Sol para la temporada de verano y el plan de prevención de fin de año para evitar desbordes sociales.

El designado ministro de Economía, Hernán Lacunza, dijo a LA NACION que se necesitan 10.000 millones de pesos para resolver las obligaciones salariales y las deudas con los proveedores. "La Legislatura ya se comió la capacidad de endeudamiento, por lo que estamos evaluando cubrir ese bache con el aporte del gobierno nacional", sostuvo.

Ayer, en declaraciones a la agencia DyN, el economista agregó: "La gestión de Scioli hizo un ajuste feroz el año pasado. Subieron los impuestos y congelaron la obra pública. Y este año se gastaron las reservas en la campaña electoral". Sostuvo, sin embargo, que pese a las dificultades cumplirán con las obligaciones salariales.

Paralelamente, Federico Salvai, mano derecha de Vidal y próximo ministro de Gobierno, afirmó a LA NACION que están recibiendo a los intendentes, "que también tienen problemas para pagar los sueldos y las deudas". La situación en los municipios donde hubo recambio de autoridades, dijo, "no es muy buena".

El actual director de Arba, Iván Budassi, que trabaja en la transición, defendió la gestión de Daniel Scioli; dijo que están "terminando de pagar los sueldos a los estatales, recaudando recursos propios hasta último momento", y explicó que si la provincia "vive al día" es porque "tiene un problema estructural vinculado con la coparticipación federal".

Justamente, uno de los principales propósitos de Lacunza en el mediano plazo es resolver el desequilibrio en la coparticipación, que no pudo acomodar Scioli en sus ocho años de gobierno. "La provincia produce el 35% del producto nacional y recibe la mitad en concepto de coparticipación, cuando debería recibir, por ley, el 21%", dijo el funcionario, y agregó que ya hay conversaciones para acomodar esta situación con el equipo de Mauricio Macri. "El tema está arriba de la mesa", afirmó Lacunza.

Con el recupero de tres puntos de coparticipación y el financiamiento internacional -en el que el futuro ministro de Economía ya empezó a trabajar en reuniones con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial-, la gestión de Vidal pretende triplicar la inversión en obras de infraestructura, que será uno de los principales ejes del nuevo gobierno y que este 2015 sólo alcanzó el 3% del presupuesto. Pero para endeudarse necesita dos tercios de los votos de la Legislatura y los números no le alcanzan sin el acuerdo con el Frente para la Victoria, que tiene 37 diputados y 16 senadores.

Otra de las medidas para optimizar recursos es la aprobación, mediante una sesión extraordinaria, de la nueva ley de ministerios, por medio de la que se reducirán cargos.

Pero hay asuntos aún más urgentes. Por ejemplo, atender los reclamos gremiales, sobre todo el de los 320.000 docentes, que le han provocado recurrentes dolores de cabeza a Scioli. De hecho, ya se vislumbra un cortocircuito. "Vamos a recibir a todos los actores en diciembre. Ya escuchamos a [Hugo] Moyano, que puso un aumento equivalente a la inflación, pero está alejado de los que reclaman los docentes", dijo Salvai. En efecto, Moyano dijo que la inflación era del 28% y que el aumento salarial debía superar esa cifra. Los docentes, sin embargo, reclaman el 40%, según el secretario general de Suteba, Roberto Baradel.

En el área de Seguridad también hay asuntos urgentes. Es por eso que Cristian Ritondo fue de los primeros en empezar a trabajar en la transición. Ritondo, que tendrá a su cargo 92.000 efectivos, ya se está ocupando del Operativo Sol y el plan de prevención de fin de año. Fuentes de las dos gestiones, la entrante y la saliente, informaron a LA NACION que ambos operativos serán similares a los que se desarrollaron los dos años anteriores, bajo el mando del ministro Alejandro Granados, con el agregado de 10.000 efectivos de las fuerzas federales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.