Los detalles del proyecto oficial no convencieron a los economistas

Baja el gasto en personal; Solanet critica la falta de recortes
(0)
19 de diciembre de 2001  

Una leve baja en el gasto del personal del 0,2% y una fuerte caída en el pago de servicios de la deuda, en torno del 49,1%, caracterizan al proyecto de presupuesto para 2002 que provocó un amplio rechazo en la dirigencia política y la incredulidad entre los economistas.

Los legisladores recibieron ayer las 441 páginas del proyecto que el Gobierno quiere aprobar cuanto antes para lograr que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ponga nuevamente en marcha el blindaje financiero. Según los datos del proyecto del Ejecutivo, el total de gastos para 2002 es de $ 39.597.874.615, con una caída del 18,8% respecto del año actual.

El gasto primario llegaría el año próximo a $ 34.109.800.000 frente a $ 38.110.900.000 del ejercicio previo, con una baja del 10,5 por ciento.La reducción de los intereses de la deuda es del 48,6%: de $ 10.681.700 a $ 5.490.500.000, mientras que el gasto corriente baja unos $ 4500 millones por efecto de:

  • El recorte del 13% en los salarios y las jubilaciones, que permitirá un ahorro de más de $ 3000 millones.
  • Una baja de $ 1500 millones, que incluye la eliminación del fondo de incentivo docente por más de $ 600 millones y recortes en varios organismos que serán decididos por el jefe de gabinete de ministros. Para evitar aumento del gasto, se prohíbe la prórroga de las pensiones graciables que hubieran caducado.
  • Mientras los diputados y sus asesores se abocaban a analizar las planillas enviadas por el Ejecutivo, los economistas siguieron expresando sus dudas sobre la viabilidad del cumplimiento del presupuesto.

    Los analistas Marcelo Lascano y Manuel Solanet señalaron que las cifras son demasiado optimistas, al prever sólo una caída del tres por ciento en los recursos fiscales.

    Lascano vaticinó que la recaudación "va a seguir cayendo". "Si no se recauda se traba el gasto y si el gasto, que integra los ingresos de los particulares, se traba, se termina trabando la recaudación", dijo el analista, que integra el grupo de economistas que impulsa del denominado Plan Fénix.

    Según dijo Lascano a la agencia Télam "las reducciones son procíclicas, profundizan la crisis", al igual que la inmovilización de los activos bancarios, que "vía disminución del consumo afectará la demanda agregada".

    Por su parte, Manuel Solanet, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), consideró que el ahorro de 5000 millones en intereses previsto por el canje de deuda "es una cifra optimista, que implica que en el tramo internacional se va a obtener una reducción en la tasa de interés mucho mayor que la esperada". Según el asesor del equipo económico del ex ministro Ricardo López Murphy, el proyecto oficial "no refleja una reforma estructural del Estado".

    A pesar de las limitaciones del recorte, el analista Rafael Ber, de la consultora Argentine Research, opinó que "las presiones políticas y los reducidos tiempos disponibles (tal vez) obliguen a tener que flexibilizar la propuesta original en términos de recortes de gastos públicos".

    En tanto, el analista Raúl Buonuome de la casa de bolsa SBS consideró que "la probable sobreestimación en los ahorros por intereses (por el canje de la deuda pública) amortigua la necesidad de ajustes superiores en el gasto primario".

    Números para 2002

  • El gasto para el presupuesto 2002 será de $ 39.597 millones, con una baja de $ 9193 millones respecto del ejercicio previo. En gastos de personal habrá una caída del 0,2% mientras que en bienes se registrará una suba del 5,5 por ciento.
  • El pago de intereses de la deuda pública disminuye un 49% de 10.680 millones de pesos a $ 5488 millones.
  • El ajuste será de $ 9200 millones, de los cuales $ 5000 millones serán del ahorro en intereses de la deuda y $ 4000 millones por recorte de gastos.
  • Los economistas no creen en los números optimistas que envió el Gobierno.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.