Los empresarios, actores ausentes