Ahora dependen de un fallo de la Corte. Los ex represores sólo están seguros en el país