Sin consuelo, los familiares del ARA San Juan reclaman justicia

Los familiares del tripulante Ricardo Alfaro, ayer, entre las primeras escenas de dolor en la Base Naval Mar del Plata, apenas confirmada la noticia
Los familiares del tripulante Ricardo Alfaro, ayer, entre las primeras escenas de dolor en la Base Naval Mar del Plata, apenas confirmada la noticia Fuente: LA NACION
La Base Naval Mar del Plata reflejó otra vez imágenes de tristeza después de la confirmación del hallazgo y crecen los pedidos para que se reflote el submarino, a pesar de que no hay una postura común; buscan determinar las responsabilidades
Darío Palavecino
(0)
18 de noviembre de 2018  

MAR DEL PLATA.– Desde ayer saben que el ARA San Juan se fue a pique. Que está a más de 500 kilómetros al este de Comodoro Rivadavia , a 907 metros de profundidad y con partes de su casco destrozadas por el golpe contra el lecho. Ahora sienten que es el turno de la verdad. Por eso los familiares de los 44 tripulantes, golpeados por tanto dolor, pero todavía fuertes, se enfocaron en exigir que se identifique a los culpables y se haga justicia. "Que vayan a la cárcel, que estén todos presos", es el reclamo conjunto.

El shock emocional, con casos de descompensaciones y picos de presión, se había dado durante los primeros minutos de ayer, cuando la Marina les informó que el indicio advertido desde el buque Ocean Infinity era el submarino.

"Un año nos costó encontrarlo, ahora queremos a los culpables, no se van a llevar gratis estas 44 vidas", advirtió Luisa Rodríguez, madre del suboficial Gabriel Alfaro Rodríguez. Con el rostro enrojecido de bronca, ayer se juró que al buque "lo van a tener que reflotar". "No nos van a vencer", dijo.

La reacción de los familiares tras la noticia del hallazgo del submarino ARA San Juan

01:05
Video

En el Hotel Tierra del Fuego, donde se alojan más de 90 familiares que en su mayoría habían llegado para el acto del primer aniversario de la desaparición del buque, se lloraba en cada rincón. "Se escuchaban gritos por los pasillos, llantos por todos lados", recuerda Yolanda Mendiola, madre del suboficial Leandro Cisneros. También hubo reacciones extremas, como los gritos para que se vaya del lugar el jefe de la Base Naval Mar del Plata, capitán de navío Gabriel Attis, y los empujones a un periodista que grababa imágenes de la intimidad del grupo. Médicos y psicólogos controlaron que no hubiera más desbordes. Aun así tuvieron que atender a más de 20 personas.

Otro grupo, compuesto en su mayoría por esposas de tripulantes que residen aquí, corrió hacia la base naval apenas tuvo confirmado que se había encontrado el ARA San Juan. Casi en penumbras, los guardias no pudieron detenerlos en su intento de que algún jefe de la unidad les confirmara el hallazgo. "Nadie nos recibe, nadie da la cara, dónde está el capitán Attis", gritaban Joaquín Jorge y María Teresa Martínez, suegros del suboficial electricista Sergio Cuellar.

El amanecer encontró a todos entre la congoja y los sedantes, necesarios para controlar esos primeros impulsos. Hubo escenas fuertes, como ver a Andrea Merelles, esposa de Alfaro Rodríguez, tendida sobre la playa de estacionamiento de la base naval abrazada por su hija adolescente, y otros familiares insultando y exigiendo que los marinos de alto rango dieran la cara.

Submarino ARA San Juan: la cronología, desde la desaparición hasta el duelo nacional

04:08
Video

La mañana los encontró esperando la explicación prometida por Attis. A primera hora de la madrugada les había detallado el hallazgo del submarino con su casco golpeado pero entero en buena parte de su estructura. Les prometió fotos que se proyectaron antes del mediodía, en una charla más tranquila, en la que el interés de los familiares se enfocó en la posibilidad de reflotar la nave. "No es momento para aventurar", se excusó el jefe naval.

El hallazgo del buque encontró a estos familiares pocas horas antes de abandonar esta ciudad. Confirmado el fin de la primera etapa de búsqueda a cargo de la empresa Ocean Infinity, se resignaban a una segunda a partir de febrero. Mientras algunos dormían y otros preparaban valijas o tomaban mate en el lobby, llegó a los celulares el mensaje con la identificación del indicio 24.

Las declaraciones de los familiares del ARA San Juan:

03:12
Video

"Para nosotros es un alivio, ahora sabemos dónde está, siempre creímos que los iban a encontrar", dijo a LA NACION Fernando Villarreal, padre del suboficial al que no solo le puso el mismo nombre, sino que también le transmitió su pasión por la carrera naval.

Otro que les hizo llegar vía chat sus sensaciones encontradas fue Luis Tagliapietra, padre del segundo comandante del submarino y todavía a bordo del Seabed Constructor en carácter de observador. "Les escribo ahora para compartir con ustedes lo que siento, aunque no tengo palabras, mezcla de tristeza con la de una batalla ganada. ¡Los encontramos, la puta madre!", les contó.

Superado este primer golpe que fue la noticia, los familiares apuestan ahora a que se pongan a disposición los medios y condiciones que permitan traer el ARA San Juan a superficie. "Ahora queremos que nos traigan a nuestros familiares, si hay polvo en el submarino, que nos traigan polvo", reclamó Viviana, esposa del suboficial Alberto Arjona.

Respuestas

Para buena parte del grupo, el hallazgo del buque es como volver a foja cero. Ya sin vuelta atrás en el destino final de los 44 tripulantes, ahora exigen llegar hasta el interior del casco, no solo para encontrar los restos, sino también respuestas sobre las causas de la tragedia.

"La gente de Ocean Infinity nos dijo que hasta 1250 metros podían llegar para reflotar el buque, así que esperamos que el Gobierno se enfoque ahora en ese objetivo", planteó Marcela Moyano. Como la mayoría de los familiares, siente que el Gobierno ocultó información.

Enrique Balbi:

39:41
Video

Ese malestar se había hecho notorio el jueves, cuando durante el acto de conmemoración del primer aniversario de la desaparición del buque el presidente Mauricio Macri anticipó que la bandera del ARA San Juan, recién entregada al jefe del Comando de Submarinos, "pronto será plantada en el Mar Argentino en recuerdo de nuestros 44 tripulantes". "Sabían desde antes, nos mintieron como siempre", decían a coro en un grupo de familiares.

Ayer por la tarde, en la base naval algunas madres y esposas de tripulantes que eligen ese lugar como punto de encuentro recibieron una caricia popular. La gente se acercó y las aplaudió. Las abrazó y alentó a seguir. Y entre tantas banderas argentinas y mensajes de fe que todavía visten la fachada de la unidad militar, por fin permitieron que se colocaran las primeras flores. Para ellas ya no son los desaparecidos del ARA San Juan. Ahora y por siempre son 44 héroes.

Oscar Aguad: 'No existen medios en el mundo para el rescate'

08:19
Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.