Los gobernadores se fueron conformes, pero analizarán la letra chica antes de decidir