Los gremios, más duros por la presión de las bases