Los "hijos de la crisis" de 2001, por primera vez frente a las urnas

Marcados por la recesión y las desigualdades, representan una mirada distinta de la realidad
María Paula Etcheberry
(0)
3 de febrero de 2019  

Pasaron 18 años de las consecuencias socioeconómicas que trajo la crisis de 2001 . En las próximas elecciones , deberán votar obligatoriamente por primera vez los nacidos ese año. Se trata de una generación atravesada por la cotidianeidad de la tecnología, las demandas de igualdad de género, y la fuerte desigualdad social, fruto del traumático 2001. Los "hijos de la crisis" crecieron durante el auge del kirchnerismo y la actual recesión es la primera turbulencia económica de la que tienen memoria. Todas estas variables influyen a la hora de definir su voto.

"Saben por referencia lo que es una crisis, pero nunca la vivieron. Para ellos esta recesión es algo nuevo y mucho más dramático que para otras generaciones. Por eso los grupos de mayor edad tienden a votar más al Gobierno. Y el Gobierno lleva las de perder con los jóvenes", afirmó el sociólogo e investigador Marcos Novaro.

"Los jóvenes visualizan esta crisis como una novedad, por eso su voto es antigobierno. Quieren alterar el statu quo. Lo más claramente en contra hoy es el kirchnerismo", observó el diputado del Frente Renovador y exviceministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, sobre la tendencia de los jóvenes a votar menos por el oficialismo y más por espacios opositores.

Otras de las características salientes es la desigualdad social en la que dieron sus primeros pasos. "Crecieron del modo en el que creció la sociedad argentina estos años. Básicamente de un modo muy desigual, marcados por una sociedad que se caracteriza por que las oportunidades tienen que ver con el origen y no con los méritos y esfuerzos de cada uno", opinó el ensayista y profesor universitario Alejandro Katz.

Las dificultades para conseguir empleo e insertarse en el mercado laboral son otro factor que puede inclinarlos a votar contra el Gobierno. "La mitad de ellos no terminó la secundaria. Hay un quiebre en el sistema educativo: muchos están muy educados, y otros nada. Los que la pasan peor no tienen una hoja de ruta de movilidad social ascendente. Consiguen un trabajo flexible o directamente no consiguen empleo, entran y salen del mercado laboral. El 24% de estos jóvenes está desocupado. La economía los ahoga, y eso contribuye a que su voto sea en contra del oficialismo", indicó Arroyo.

Pero no se trata de un problema nuevo. Los nacidos en 2001 comenzaron a sufrir la desigualdad desde pequeños. Y sufren ahora sus consecuencias en la búsqueda laboral. "En 2003, más del 70% de los niños y niñas menores de cuatro años se encontraban bajo la línea de pobreza. En el primer semestre de 2018, el 42% de los jóvenes nacidos en 2000 y 2001 eran pobres. Las urgencias económicas los obligan a salir al mercado laboral a más corta edad y trabajan informalmente, situación que casi no sucede en los jóvenes de mayores ingresos", explicó Matilde Karczmarczyk, economista y analista de Protección Social en el think tank Cippec.

Aunque muchos de ellos no tienen una cercanía especial por un partido político determinado, los reclamos feministas los movilizan. Y serán importantes para ellos a la hora de votar.

"El tema género va a pesar mucho. Porque es una generación que vivió la ampliación de derechos civiles durante el kirchnerismo, como el matrimonio igualitario, y participó de las marchas de #NiUnaMenos. Los partidos que mejor expresen la diversidad y el respeto por los derechos de las mujeres y las otredades van a tener mayor intención de voto entre los jóvenes", explicó Ana Miranda, socióloga e investigadora de Flacso y Conicet.

"El movimiento por el aborto y la rebelión feminista son temas muy fuertes y con los que ellos se identifican", coincidió Novaro.

Otra cuestión a la que deberán prestar atención los políticos que busquen captar el voto joven es a su especial relación con la tecnología. "Es una generación donde la tecnología es un hecho cotidiano. La imagen y el formato tienen una importancia central y no existe contenido sin formato", afirmó Miranda.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?