Los intelectuales K se suman a las críticas al gobernador

En Carta Abierta no lo consideran un "continuador legítimo del proyecto"
Mariano De Vedia
(0)
22 de julio de 2012  

La pirotecnia verbal que enfrentó al gobierno de Cristina Kirchner con el mandatario bonaerense , Daniel Scioli, y con el líder camionero Hugo Moyano, encendió también un debate en el campo intelectual del kirchnerismo, donde la identificación con la Presidenta encontró un cauce mayoritario.

Entre los intelectuales del espacio Carta Abierta, donde confluyen "biografías políticas" que apoyan decididamente a la Presidenta, prevalece la convicción de que Scioli " no es un continuador legítimo del modelo de transformaciones sociales iniciado por el kirchnerismo en 2003".

"Scioli expresa un modo de concebir la política, la sensibilidad popular y la gestión pública que no se corresponden con lo que consideramos la diferencia del kirchnerismo. Esto no lo condena , pero sí obliga a discutir otras alternativas", observó la socióloga y ensayista María Pia López, directora del Museo del Libro y de la Lengua que funciona en el predio de la Biblioteca Nacional, ante una consulta de LA NACION.

Las posiciones en el espacio intelectual del kirchnerismo encuentran fundamentos diversos. Mientras unos desconfían de las alianzas políticas del gobernador bonaerense, otros bien cercanos al director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, ubican al gobernador bonaerense como "representante del estilo político tradicional, oportunista de la espera y más identificado con el espíritu conservador que con el campo nacional y popular".

La pelea con Moyano lleva hoy a encontrar fisuras en un ex aliado, al que le imputan manejos empresariales de los que no están exentos sus competidores en la CGT.

Muchos ubican el punto de inflexión en la relación entre la Presidenta y Moyano en el acto de River de octubre de 2010, dos semanas antes de la muerte de Néstor Kirchner, cuando el líder camionero planteó su sueño de "tener un trabajador en la Casa de Gobierno".

A la par de la distancia que impuso la Presidenta, las diferencias de los intelectuales con Scioli y Moyano quedaron reflejadas en la última asamblea de Carta Abierta, el sábado 14 de la semana pasada, en la Biblioteca Nacional. El editor Jorge Testero, que integra la mesa directiva del Centro Cultural de la Cooperación, llamó a unir fuerzas y "constituir un frente en el que se respeten las identidades históricas y que sea la base política de un proyecto que tiene que organizarse para defenderse, porque los tiempos que vienen van a ser difíciles".

Al ser consultado por LA NACION, Testero afirmó que Carta Abierta "no tiene una posición única" sobre el tema y que no es política del espacio "entrar en internas". Anticipó que la próxima carta pública estará referida a la crisis internacional.

Sin embargo, en la última asamblea hubo referencias concretas a las disputas con Moyano y con Scioli. Alfredo Argento rescató allí los cruces de la Presidenta con el líder camionero y llamó "memorable" un discurso en el que diferenció "los derechos de los privilegios sindicales" y señaló que "la representación política de los trabajadores no la tienen los dirigentes gremiales, sino los políticos".

A la ironía recurrió la profesora Ilda Pelusa Lucchini, secretaria adjunta de la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de La Plata, cuando celebró que en los Astilleros de Río Santiago se hubiera construido un barco que lleva el nombre de Eva Perón y que será enviado a Venezuela. "Lamentablemente fue botado por el gobernador Scioli", dijo entre aplausos y risas.

El filósofo Ricardo Forster, uno de los impulsores de Carta Abierta, recordó las internas que caracterizaron al justicialismo en las últimas décadas y pidió no olvidar "las tragedias del peronismo", entre las que mencionó "la Triple A, el lopezrreguismo, la masacre de Ezeiza y el menemismo".

Para la socióloga López, las peleas con Moyano y con Scioli expresan "núcleos ideológicos y políticos que involucran el debate intelectual". Percibe, así, diferencias en las formas de organización política anteriores al kirchnerismo, tanto en el PJ como en la dirigencia sindical.

"En Carta Abierta, estos conflictos [con Scioli y con Moyano] se debatieron y se pusieron en juego posiciones muy distintas. Como grupo, aún no se llegó a un documento conjunto, aunque la posición es crítica hacia el modo en que un sector del sindicalismo decidió romper con el Gobierno", reveló López. Es consciente de que los modelos de sindicalismo tienen una fuerte historia en el país y que "no son distintos los que encarna Moyano que aquellos que hoy le disputan la CGT".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.