Dos jefes comunales de décadas en el poder hablan sobre la alternancia

Intendentes históricos hablan sobre la normativa que limitó las reelecciones en los 135 municipios bonaerenses
Alberto Descalzo
Alberto Descalzo
Intendentes históricos hablan sobre la normativa que limitó las reelecciones en los 135 municipios bonaerenses
Lucrecia Bullrich
(0)
13 de julio de 2019  

Alberto Descalzo: "En una democracia elige la gente, no una norma o una persona"

Alberto Descalzo (PJ) es el intendente de Ituzaingó desde 1995, cuando el distrito se separó de Morón y se convirtió en municipio autónomo. La ley que en 2016 limitó la reelección de los intendentes bonaerenses lo enfrentará en pocos meses a una situación que no vivió nunca. Si en octubre gana la elección, en diciembre asumirá su último mandato consecutivo y en 2023 habrá pasado 28 años a cargo del máximo poder municipal.

Casi sin inmutarse, Descalzo asegura que la alternancia está siempre supeditada al voto popular y que mientras "la gente" lo elija está bien que ocupe el lugar que ocupa.

-¿Por qué decidió postularse por séptima vez?

-Porque hay vecinos que piensan que es necesario que yo siga siendo intendente, que no los abandone. Abandonar a Ituzaingó, a mi provincia y a mi país en un momento en el que el país sufre tanto... Es muy triste.

-¿Se suponía que el candidato sería su hijo Pablo, que finalmente es primer candidato a concejal. ¿Qué pasó?

-Lo decidimos con Pablo y con las demás agrupaciones. El objetivo es cambiar este gobierno que le ha hecho tanto mal a los argentinos.

-Si gana en octubre, en 2023 habrá sumado 28 años seguidos en la intendencia. ¿No sería mejor alentar la alternancia?

-Nos elige la gente. La alternancia se va a dar. Hay una ley para eso.

-Claro. Tuvo que sancionarse una ley para "forzar" la alternancia...

-No sé si es forzada o no. Cuando te vota la gente, ¿qué es forzada?

-¿Qué opina de la ley que limitó la reelección de intendentes?

-No estuve de acuerdo, para ser sincero, porque creo que en democracia elige la gente, no elige una norma ni una persona. Pero bueno, la ley está y hay que cumplirla.

-¿Le gustaría que su hijo quede al frente del municipio?

-A él le gustaría. Es un decisión de él, no mía.

-¿No es una manera de bloquear la alternancia?

-No. No debería estar condenado a no ser solo por ser mi hijo. Hay médicos con hijos médicos.

-Acá está en juego el poder y el ejercicio de la función pública en el sector público.

-Sector público, sector privado... Todos los sectores tienen hijos y, a veces, los hijos eligen el camino de los padres. No sé por qué la diferencia entre público y privado.

-¿Cómo ve la candidatura de Alberto Fernández?

-Alberto me gusta. Es una persona muy capaz, tiene experiencia. Ese conocimiento del peronismo nos va a venir bien a todos. Supo, junto con Néstor, sacarnos de la enorme crisis de 2001.

-¿Qué margen de autonomía tendría si es presidente?

-Creo que Cristina eligió a Alberto justamente teniendo en cuenta sus características: que tiene una personalidad muy fuerte, que si tenía que decirle que no a Néstor le decía que no y si tenía que decirle no a ella le decía no.

-En el peronismo persiste una división entre el cristinismo duro y los "moderados". ¿Cómo jugarían esas diferencias?

-No veo tal división. Veo que un sector minoritario del peronismo eligió otro camino. [Miguel] Pichetto cambió las banderas del justicialismo por la bandera de Pro y del liberalismo. Y se va con muy poquita gente.

-¿Cómo ve la fórmula Kicillof-Magario?

-Bien. Axel es un buen candidato. Magario es una compañera, la queremos y la respetamos mucho, y para los intendentes es una forma de tener participación.

-Los intendentes, usted entre ellos, querían que el candidato a gobernador fuera uno de ellos.

-Lo planteamos oportunamente. Pero no se da todo lo que uno quiere, sino lo que se puede.

Miguel Gargaglione. "No me parece importante que el límite exista por ley"

Miguel Gargaglione
Miguel Gargaglione

Miguel Gargaglione es radical, pero defiende a Cambiemos y a María Eugenia Vidal como el más macrista de los macristas. Con la misma energía justifica sus 12 años al frente de la intendencia de San Cayetano, distrito del sur bonaerense. Tres mandatos que en octubre, cuando enfrente su última elección consecutiva, podrían convertirse en cuatro y, por lo tanto, en 16 años ininterrumpidos a cargo de la comuna. "La gente misma va a dar la alternancia", asegura el alcalde en un reportaje telefónico con LA NACION.

Gargaglione no es el intendente radical con más mandatos en su haber. Lo superan Gustavo Posse, el intendente de San Isidro que este año buscará su sexto mandato seguido (24 años), y Miguel Lunghi, el intendente de Tandil, que comanda el municipio desde 2003 (acumulará 20 años en el poder si es reelecto este año). Los dos se negaron a hablar con LA NACION.

-¿Por qué decidió buscar otro mandato?

-Porque quiero reafirmar todo lo que hemos hecho en estos 12 años y para concretar nuevos logros.

-¿Qué tiene pendiente?

-Si bien tenemos una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, creo que hay que afianzar la política de medio ambiente con los controles en el uso de energía. Lo más pendiente de todo, sin embargo, es el desarrollo del distrito. Somos un distrito agrícola ganadero y tenemos que pasar a ser un distrito agrícola ganadero e industrial. Además tenemos una villa balnearia que está en crecimiento. Tenemos que lograr que sea atractiva durante todo el año, no solo en verano.

-Si en octubre lo eligen, en 2023 habrá sumado cuatro mandatos consecutivos, 16 años en la intendencia. ¿No es mejor que haya alternancia?

-No. En mi caso, para nada siento un desgaste. Si la gente no me vota, la gente misma va a dar la alternancia. Si la gente me vota es porque está de acuerdo con que sigan las políticas públicas que llevamos adelante.

-¿Qué opina de la ley que limitó la reelección de los intendentes?

-Que la tengo que respetar. No es algo que para mí le cambie la vida a los bonaerenses. Yo no hubiera trabajado en ese sentido. No me parece importante que el límite [de mandatos] exista por ley.

-¿Cómo califica la gestión de Vidal?

-Como muy buena. Casi diría excelente, sobre todo por el momento en el que le tocó gobernar. En 2015 la provincia de Buenos Aires no era Suiza. No es Suiza hoy tampoco. Los cambios que ha hecho Vidal con su coraje y su capacidad de trabajo son asombrosos. El enfrentamiento a las mafias, la lucha contra el narcotráfico, la obra pública y la estabilización de las cuentas de la provincia y de la mayoría de los municipios.

-¿Cuál diría que es el mayor déficit de la gestión de Vidal?

-No encuentro ningún déficit.

-¿Hizo todo bien?

-Son detalles... Por ahí el conflicto docente fue muy largo. Pero bueno, también sabemos quién está en la vereda de enfrente, gente que muchas veces no defiende los intereses de los trabajadores, sino que lo toman como una cuestión política. Ha sido la mejor gobernadora de la democracia, salvando las distancias con [Alejandro] Armendáriz, que tuvo que reinstalar la democracia en la provincia. Respecto de lo que vino después, lo de Vidal es superador. Ampliamente. Y no quiero volver al pasado.

-Varios intendentes, aunque del conurbano, advierten que en los últimos meses, con la profundización de la crisis, tuvieron que asumir funciones que le corresponden a la provincia, como la atención de comedores.

-La realidad del conurbano es muy distinta a la nuestra. En San Cayetano tuvimos que reforzar el presupuesto de acción social por la situación que se está viviendo, pero la provincia está cumpliendo en tiempo y forma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.