Los intendentes massistas ahorran para resistir la pelea

Más de 15 comunas del Frente Renovador cuentan con unos $ 800 millones de reservas para evitar el ahogo financiero de la Casa Rosada; críticas a Scioli
Marcelo Veneranda
(0)
22 de julio de 2013  

Los intendentes que se aliaron a Sergio Massa para enfrentar al Gobierno en las elecciones bonaerenses lo saben mejor que nadie: no es opositor el que quiere, sino el que puede. Por eso, para gestionar y sobrevivir sin los favores de la caja que administra la Presidenta, los jefes comunales que se plegaron al Frente Renovador reunieron un ahorro de 826 millones de pesos en plazos fijos, cuentas corrientes y hasta bonos de la provincia de Buenos Aires que alguna vez compraron para sacar de apuros al gobernador Daniel Scioli, el mismo que hoy se juega el todo por el todo para derrotarlos.

La cifra surge de la información recabada por LA NACION en 15 de los 20 municipios enrolados en el Frente Renovador (FR). Desde el más rico, Tigre, que atesora unos 187 millones de pesos, hasta el más humilde, Rojas, que tiene 600.000 pesos ahorrados. Entre los cinco municipios que no aportaron datos se encuentren tres de los más grandes, San Martín, Vicente López y San Isidro, por lo que el monto final de ese "kit de supervivencia" del FR podría superar los 1000 millones de pesos.

"Claramente, hay una gran relación entre la independencia económica y la soberanía política de nuestros gobiernos. Y esto es el resultado de un modo de gestionar, pero también es consecuencia de la discriminación a la que nos sometió el Gobierno: nos obligó a ser más creativos para depender sólo de nosotros", interpretó Massa, el primer interesado en asociar a los intendentes que lo rodean con un modelo de gestión, si no superavitario, al menos autosuficiente.

Los "ahorros" de Tigre consisten en $ 149 millones en plazos fijos, $ 28 millones en cuenta corriente y $ 30 millones en bonos y letras del Tesoro provincial. Así, Massa podría pagar los salarios municipales por los próximos 14 meses.

Tigre comparte el podio con Malvinas Argentinas, gobernada por Jesús Cariglino, que tiene unos $ 90 millones en plazo fijo y otros $ 20 millones en cuenta corriente, y Almirante Brown, de Darío Giustozzi, el segundo candidato del FR, redondea "ahorros" por unos $ 100 millones.

Cariglino, el único intendente peronista que en 2011 enfrentó al Gobierno y mantuvo su cargo, es uno de los más experimentados a la hora de sobrevivir con los recursos propios más la coparticipación que, por ley, recibe automáticamente. "Si mañana me cortaran hasta el agua, con los ahorros podría gobernar hasta fin de año", resumió. "Los fondos de obras proyectadas o en licitación los ponemos en plazos fijos. De esa manera, garantizás el pago de la obra, mientras obtenés intereses para evitar que la inflación te coma el capital", explica. Se suma José Eseverri, de Olavarría, que tiene caja de $ 76 millones y dijo: "El mes en ejecución es el único que tenemos a la vista. A todo lo demás tratamos de sacarle el máximo jugo con plazos fijos o bonos".

Eseverri también podría "sobrevivir" seis meses con sus ahorros. "Es lo que aprendimos con [el ex presidente] Kirchner. Y es lo que nunca aprendió Scioli, que recibió de Felipe Solá una provincia ordenada y multiplicó el gasto hasta llevarla al déficit", acusó, para desdramatizar los riesgos económicos a los que se estaría exponiendo por romper con el oficialismo y acompañar a Massa.

"Ya ni siquiera los intendentes ultrakirchneristas reciben obras significativas. Hace una semana, el Gobierno anunció con pompa que iba a destinar $ 350 millones para obras en toda la primera sección. Sólo Olavarría recibió ese mismo monto entre 2006 y 2010. Restale la inflación y dividilo entre todos los municipios de la primera. La caja nacional se agotó", sentencia Eseverri.

Gilberto Alegre, de General Villegas, y Carlos Selva, de Mercedes, tampoco quieren que se asocie linealmente la independencia económica de los municipios con su posición política. "Sin plata tampoco jugaría con ellos, porque no quiero la continuidad de Cristina", dice Selva. "Tener independencia económica te da libertad, pero no te lleva a hacer oposición", agrega Alegre, para apuntar: "Ojo que también pasa lo inverso: a muchos kirchneristas les terminó gustando esta política del palo y la zanahoria".

Con $ 80 millones ahorrados, Luis Acuña cree que Hurlingham podría mantenerse hasta febrero si hoy le cortaran fondos de Nación o provincia. "Tenemos independencia política porque siempre nos planteamos una economía municipal sustentable. Pero no ahorramos para tener plata en el banco: tenés que estar preparado porque cada día te aparece una demanda nueva frente a tu despacho", señaló.

Además de estos niveles de ahorro, existe otra constante entre los intendentes del FR: el hecho de ser excluidos del reparto de obras nacionales los llevó a que, en sus distritos, la obra pública sea financiada principalmente con recursos propios y no dependa de los humores de Olivos.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.