Los intendentes massistas ahorran para resistir la pelea