Los intendentes temen quedar atrapados en una guerra política

El mayor miedo es a un recorte grande de fondos; ya se perciben nuevos realineamientos
Marcelo Veneranda
(0)
20 de mayo de 2012  

Un mismo temor hilvana por estos días a los intendentes bonaerenses, sean kirchneristas u opositores, manden en el conurbano o en el interior rural: las economías de sus municipios serán las primeras víctimas si el creciente conflicto entre la Casa Rosada y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, se transforma en una guerra abierta.

Ese temor está atado a otra convicción: cualquier restricción financiera que el Gobierno le imponga a la provincia se trasladará a las administraciones locales. Olivos, el refugio de otros tiempos de crisis, ya no cuenta: desde hace meses -diez, en algunos casos-, la Nación dejó de ofrecer un paraguas para financiar obras, llenar los tanques de los patrulleros o pagar sueldos.

Por eso no sorprendió la moderación con que los jefes comunales reaccionaron cuando Scioli sinceró sus aspiraciones presidenciales, el fin de semana pasado. En público, los reproches de los intendentes identificados con la ortodoxia kirchnerista no fueron más allá de calificar de "apresuradas" sus declaraciones.

En privado -una actitud que los jefes comunales no abandonan hasta que se consuman los hechos- la paciencia hacia el gobernador se agota, particularmente en los municipios más poblados de la tercera sección.

Del otro lado del Riachuelo, los reproches siempre apuntaron hacia la "falta de gestión" de Scioli, para aludir a planificación y solución de incidentes pero, sobre todo, a las "fintas" del gobernador ante cada pedido de fondos. También, en el plano político, por las puertas que el mandatario dejó abiertas cada vez que la Casa Rosada ordenó cerrar filas frente a un enemigo.

"A la burbuja de Daniel la estamos bancando nosotros", protestaba un intendente frente a una encuesta que marcaba una caída de su imagen y de la Presidenta, en este último caso, del 70 al 55 por ciento. El sondeo, en cambio, mostraba a Scioli firme en el 67% de aceptación.

"Pero se le está acabando el tiempo", agregó el jefe comunal, convencido de que el gobernador deberá sacar por decreto el revalúo del impuesto inmobiliario rural que no encontró apoyo en la Legislatura bonaerense y asumir en soledad su costo político frente al campo.

El mismo fastidio manifestó otro jefe comunal al repasar la falta de móviles policiales y el estado de las escuelas provinciales. "Cuando hay un problema el vecino me insulta a mí, no a Scioli", explicaba.

En su última visita a Olivos, 20 jefes comunales se encontraron con un guiño de la Presidenta. "Si [Scioli] quiere liderar, que se ponga al frente de los problemas", les dijo Cristina Kirchner. Se refería a que el gobernador encabece la batalla contra el macrismo por los residuos del Ceamse. Los nostálgicos recordaron en esa frase otra que Néstor Kirchner solía dedicar a Scioli: "Si quiere liderar, no se puede llevar bien con todos".

Si algo detiene a los intendentes disconformes con Scioli son las alternativas que le ofrece la Casa Rosada. En particular, el accionar del vicegobernador, Gabriel Mariotto. "No podemos dejar que la provincia colapse ni arriesgar nuestra gobernabilidad por los arrebatos de Mariotto", razonaba un intendente del sur provincial, para completar: "Cristina le pide 5 y Mariotto hace 20".

Los movimientos del vicegobernador y de La Cámpora en el patio trasero de varios municipios ayudan a entender el sorpresivo alineamiento público de algunos intendentes con Scioli. Por caso, Luis Acuña (Hurlingham), Hugo Curto (Tres de Febrero) y Carlos Selva (Mercedes), tres "históricos" del PJ, además de Patricio Hogan (General Alvarado) y José Eseverri (Olavarría).

Ante sus pares, los primeros explicaron el alineamiento con Scioli a partir de los "códigos rotos" por Mariotto. En declaraciones a la revista La Tecla , Selva evitó los rodeos. Dijo que los movimientos de La Cámpora los distanciaron de la Casa Rosada. Scioli espera que más se sumen.

TRES VÍAS

  • ALINEADOS CON OLIVOS

    Julio Pereyra (Florencio Varela), Darío Díaz Pérez (Lanús), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Francisco "Barba" Gutiérrez (Quilmes) son sólo algunos de los intendentes que la Casa Rosada considera como indiscutiblemente propios ante una eventual batalla contra el gobernador bonaerense.
  • PRÓXIMOS A SCIOLI

    Luis Acuña (Hurlingham), Hugo Curto (Tres de Febrero), Carlos Selva (Mercedes) defendieron las aspiraciones presidenciales del gobernador y criticaron los últimos embates de Mariotto. Hablan de "códigos rotos" y sufren la incursión de ultrakirchneristas en sus distritos.
  • ESCAPAN DE LA CONFRONTACIÓN

    Sergio Massa (Tigre), Darío Giustozzi (Almirante Brown), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), por distintos motivos, enfrentan la desconfianza de Olivos, de Mariotto o La Cámpora. Comparten una buena imagen en sus distritos, pero intentan no quedar atrapados en el enfrentamiento entre Nación y provincia.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.