Los líderes justicialistas demoran la negociación