Los motivos de una salida que fortalece a la Jefatura de Gabinete y a Dujovne

Marcos Peña y Nicolás Dujovne
Marcos Peña y Nicolás Dujovne Fuente: Archivo - Crédito: Emiliano Lasalvia
Maia Jastreblansky
(0)
28 de diciembre de 2018  • 16:24

Minutos antes de anunciar los aumentos de la luz y horas antes de dejar el Gobierno, Javier Iguacel tuvo una última reunión. Fue en Balcarce 50, en el despacho de quien, horas después, sería su sucesor: Gustavo Lopetegui . El por entonces secretario de Energía jugó de visitante en ese encuentro ayer, cerca de las 15. Inmediatamente después cruzó al Ministerio de Hacienda y le puso el rostro a los incrementos en las tarifas energéticas. Sin luces, ni conferencias de prensa, solo en una charla con periodistas.

Iguacel anunció los aumentos de las tarifas con su renuncia sobre la mesa. Asumió el último trago amargo antes de partir. Su desvinculación de la gestión de Mauricio Macri se venía masticando desde hace más de tres meses y tomó forma antes de Navidad. Así lo terminó de definir con su jefe, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , antes de que este se fuera de vacaciones al sur. Iguacel puso entonces su dimisión a disposición del Presidente. Fue el viernes pasado a Olivos.

Se barajaba oficializar su salida después de Año Nuevo, pero el Gobierno decidió precipitar todos los anuncios con Dujovne lejos de la escena, para empezar de cero en enero, con Lopetegui en funciones.

El principal motivo de la salida de Iguacel fue la difícil convivencia con el propio Dujovne. El secretario de Energía tomaba muchas decisiones sin consultar. Ambos mostraban permanentes diferencias por sus distintas concepciones en torno a la política energética. Mientras que Iguacel pretendía sostener una mayor regulación del Estado sobre el mercado energético, su jefe abonaba por el laissez faire.

Su mayor discusión por estos días -aseguran fuentes del sector- pasaba por los incentivos a las productoras de gas. Iguacel quería sostener los estímulos, a diferencia de Dujovne.

"Con el cambio del Gabinete, Dujovne heredó a Iguacel como secretario de Energía, no lo eligió para trabajar. Nunca tuvieron buena relación", relató un colaborador que conoce de cerca la relación de ambos. Más de un funcionario que trata con el equipo económico, hoy en Balcarce 50, reconoció la imposibilidad de lograr una buena convivencia entre ambos.

En el Gobierno nunca le terminaron de perdonar a Iguacel el traspié de la resolución que le ordenó a los consumidores el pago adicional en cuotas en la factura del gas para compensar a las petroleras por el aumento del dólar. También el secretario de Energía había había tomado la medida y hecho el anuncio en solitario. Y después de una fuerte controversia pública, debió volver sobre sus pasos.

La salida de Iguacel le dará más comodidad para trabajar Dujovne. El ministro pudo apartar a un secretario que lo incomodaba y deberá tratar con Lopetegui, con quien siempre tuvo una buena relación. Incluso cuando Lopetegui era vicejefe de Gabinete y oficiaba de controller del área económica.

El equipo de Dujovne se completa con Miguel Braun como virtual viceministro de Hacienda, otro de los funcionarios con "seniority" del riñón de Pro, que tiene buen vínculo con el ministro.

También le dará más poder a la Jefatura de Gabinete, con un Marcos Peña que expande su terreno político. Por ahora nadie reemplazará en la Casa Rosada a Lopetegui, devenido en asesor presidencial en septiembre, cuando Macri "compactó" su equipo y desvinculó a Mario Quintana.

Lopetegui, de hecho, no tiene previsto dejar su despacho en el primer piso de la Casa Rosada. Es probable que algunas tareas que tenía asignadas las absorba el resto de la Jefatura de Gabinete. Su nombre, sin embargo, tiene un peso específico que le permite actuar como "hombre del Presidente". Por ejemplo, ante los empresarios. Ese rol continuará y no será suplido por nadie.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.