Como la CGT, los movimientos sociales también rechazan los ajustes del Gobierno en los planes de asistencia