Los opositores llaman a la unidad, pero van a festejar por separado