Protesta. Los organizadores del 8-N quieren evitar infiltrados