Los piqueteros apuestan a dar un respiro al nuevo gobierno

Si bien harán protestas desde el lunes 26, por un tiempo no habrá cortes prolongados
Gabriel Sued
(0)
19 de mayo de 2003  

A su manera, y con matices entre los diferentes sectores, la mayor parte del movimiento piquetero se dispone a tener una suerte de luna de miel con el gobierno del presidente electo, Néstor Kirchner.

La postura fue admitida a LA NACION por los principales líderes de las organizaciones de desocupados, quienes tras rechazar que piensen en una "tregua" coincidieron en un análisis: creen que no sería conveniente ir en contra de la simpatía popular con la que arrancan todos los presidentes, más allá de la cantidad de votos con que asuma Kirchner.

Si bien se prevén movilizaciones desde el 26 del actual, 24 horas después de la asunción presidencial, las agrupaciones más numerosas no planean piquetes prolongados en rutas y accesos durante los dos primeros meses de gobierno.

Las posturas de los piqueteros, no obstante, varían de acuerdo con las agrupaciones. El líder de las organizaciones de desocupados más cercano a Kirchner es Luis D´Elía, titular de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV), quien semanas atrás adelantó su respaldo al entonces candidato de Santa Cruz. "Si Kirchner manda mensajes claros, un sector importante nos vamos a alinear", expresó D´Elía, quien no tiene ninguna protesta prevista.

Al referirse al presidente electo, el líder piquetero se deshizo en elogios. "Néstor (así lo llama) puede ser al movimiento popular nuestro Fernando Henrique Cardoso, el mejor presidente de transición."

El titular de la FTV gestiona por estos días una entrevista con el presidente electo para la primera semana de gestión y hasta se ilusiona con poder presenciar la ceremonia de asunción. Al encuentro con Kirchner, D´Elía intentará integrar a Juan Carlos Alderete, titular de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), con quien mantiene una alianza táctica.

Primeras definiciones

En sus primeras definiciones como presidente electo, el jueves último, Kirchner intentó adoptar una posición intermedia, al señalar que "hay dirigentes politizados que se aprovechan de los desocupados", pero concedió que los piqueteros "son una fotografía de la Argentina". Sus palabras, de todos modos, provocaron la reacción de los sectores considerados "duros". El propio D´Elía dijo que no le extrañaría que sectores piqueteros "sean infiltrados para golpear institucionalmente a la democracia".

No obstante, desde el ala considerada intransigente también admitieron que habrá un tiempo de gracia. "Si hacemos medidas muy férreas podemos perder consenso en la sociedad. Vamos a darle algún respiro al gobierno para que articule las políticas sociales", afirmó un integrante del Bloque Piquetero Nacional.

En esa dirección, los grupos piqueteros privilegiarán las marchas y las protestas alternativas pero evitarán los cortes de calles y rutas. En la lógica piquetera, las movilizaciones son la medida de protesta más leve.

La "actualización de los métodos de lucha" comenzó a ser discutida en el interior del bloque hace ya algunos meses. En la última reunión de esta central piquetera -integrada por el Polo Obrero, el Movimiento Territorial Liberación (MTL), un sector del Movimiento Teresa Rodríguez (MTR), la Coordinadora de Unidad Barrial (Cuba) y el Frente de Trabajadores Combativos (FTC)- se decidió que el martes 27 se solicitará formalmente un encuentro con Kirchner.

Asimismo, este sector fijó su primera manifestación para el 26 del mes próximo, cuando se cumpla un año del asesinato de los jóvenes Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. "Si el gobierno nos da la reunión, vemos", señaló el líder de una de las agrupaciones sobre el carácter de esa protesta.

Para ganar tiempo, los dirigentes ya tendieron un puente informal con Aníbal Fernández, actual ministro de la Producción y uno de los que podrían conservar su cargo.

Las declaraciones críticas que les dedicó el gobernador de Santa Cruz fueron sopesadas por otras en las que blandió un argumento utilizado hace años por los grupos piqueteros: "Hay que leer el artículo 14 de la Constitución nacional (referido a la libre circulación), pero también el artículo 14 bis (sobre los derechos laborales y la protección del trabajo)", afirmó Kirchner.

Los integrantes del Bloque Piquetero advirtieron, sin embargo, que los niveles de protesta dependerán en gran parte de la actitud del propio Kirchner y que de ninguna manera entregarán a Kirchner un cheque en blanco. "La luna de miel será corta y diferente de las conocidas hasta ahora", aclararon.

Los referentes piqueteros aún no estaban enterados de otra noticia auspiciosa para ellos: el juez federal de Salta, Abel Cornejo, dispuso anteayer la libertad de tres de los cuatro dirigentes detenidos en esa provincia. Ese fallo había sido reclamado insistentemente por todas las organizaciones de desocupados.

Las próximas marchas

La agrupación de Raúl Castells, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), es la que parece menos dispuesta a esperar: fijó su próxima manifestación para el miércoles 28, cuando marcharán -junto con el Movimiento Barrios de Pie- desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo para entregar un petitorio con 100.000 firmas y pedir una audiencia con Kirchner.

Las movilizaciones piqueteras podrían hacerse sentir en la calle incluso desde el lunes 26, al cumplirse once meses de la muerte de Kosteki y Santillán.

"No podemos esperar, pero el ánimo es sentarse con el presidente y hablar los problemas del país. La gente piensa que hay que darle tiempo y nosotros planteamos ser respetuosos, no provocar", explicó Castells.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.