Los piqueteros cortaron la 9 de Julio y desafiaron con un acampe

El metrobús quedó interrumpido por la protesta de las organizaciones sociales
El metrobús quedó interrumpido por la protesta de las organizaciones sociales Crédito: Hernán Zenteno
Organizaciones sociales se instalaron frente al Congreso y también frente al Ministerio de Desarrollo Social, para exigir la sanción de una ley de emergencia alimentaria
María Paula Etcheberry
(0)
5 de septiembre de 2019  

En la cuarta semana consecutiva de protestas, los reclamos por las crisis escalaron en las calles y derivaron en acampes. Organizaciones sociales alineadas mayoritariamente con la izquierda instalaron carpas frente a la sede de Desarrollo Social, en la avenida 9 de Julio. Luego de una fallida reunión con funcionarios de la cartera de Carolina Stanley, decidieron pasar la noche en el lugar.

Más temprano, otras agrupaciones aliadas al peronismo se movilizaron al Congreso, donde sus referentes se reunieron con diputados opositores que impulsarán una sesión especial para que se sancione la ley de emergencia alimentaria (ver aparte). Las protestas, que tuvieron su correlato en el interior del país, complicaron el tránsito en el microcentro porteño durante toda la jornada.

Por la noche, una mano de la 9 de Julio permanecía cortada desde el Obelisco hasta la avenida Belgrano, aunque el acampe se congregaba alrededor del Ministerio de Desarrollo Social.

Ambas manifestaciones comenzaron cerca de las 11. En Desarrollo Social se concentraron el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Polo Obrero, el Frente Popular Darío Santillán (FPDS) y la vertiente de Barrios de Pie alineada con Libres del Sur y Consenso Federal, entre otros. Varias de estas agrupaciones no mantienen un buen vínculo con los funcionarios de Stanley.

"Aumento y ampliación de alimentos en los comedores escolares", rezaba uno de los carteles del Polo Obrero. Al llegar el mediodía, el humo de las ollas populares tiñó el ambiente. Los manifestantes apelaron a tuppers, recipientes de plástico y botellas de gaseosa cortadas para acceder a una ración. Poco tiempo después, los dirigentes de las agrupaciones mantuvieron una reunión con funcionarios de Desarrollo Social. Según señalaron ambas partes a LA NACION, no llegaron a un acuerdo. Precisamente, la falta de un entendimiento con las organizaciones, que piden un aumento del salario mínimo mayor al 35% que otorgó el Gobierno y la declaración de la emergencia alimentaria, fue el factor que desató el acampe sobre la 9 de Julio. A la tarde, los manifestantes comenzaron a instalar carpas para pasar la noche en la calle. Fuentes policiales indicaron a este diario que no iban a desalojar el acampe por la gran cantidad de niños presentes en la protesta. "Queremos políticas para paliar la situación en los barrios. Vamos a quedarnos frente al ministerio aguardando que nos llamen para juntarnos con la ministra", afirmó Esteban Marcioni, del FPDS. "Vemos poca disposición por parte del Gobierno a dar una respuesta global a los problemas que estamos planteando", agregó Marianela Navarro, referente del FOL. Fuentes de Desarrollo Social calificaron el acampe como una maniobra "extorsiva", marcando un contraste con las otras organizaciones que se manifestaron ayer.

Protesta en el Congreso

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista Combativa (CCC) y las fracciones de Barrios de Pie y el Frente Darío Santillán alineadas con el kirchnerismo se manifestaron en la Plaza del Congreso, para reclamar por la sanción de la ley de emergencia alimentaria. Los principales dirigentes de las agrupaciones se reunieron con diputados opositores, que acordaron convocar a una sesión especial para sancionar la ley. "Hay mucha disposición de la oposición. Pero nos ahorraríamos un montón de trámites si el jefe de Gabinete toma la decisión de duplicar las partidas para los comedores. Yo veo a los pibes con hambre y quiero que se resuelva rápido", dijo a LA NACION Esteban "Gringo" Castro, secretario general de la CTEP.

La CGT difundió una carta dirigida al presidente Mauricio Macri en la que pidió que se declare la emergencia alimentaria. En el Gobierno consideran que no es necesario sancionarla, porque ya está incluida dentro de la todavía vigente ley de emergencia social, que se estableció a fines de 2016 y vence a fin de año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.