La protesta callejera: otro decisivo test para el Gobierno. Los piqueteros duros redoblan su desafío