Los piqueteros volvieron a salir a la calle

Cortaron el puente Pueyrredón y marcharon hasta la Plaza de Mayo; el miércoles, protesta en La Plata
(0)
27 de febrero de 2004  

Unos cinco mil manifestantes del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD Aníbal Verón) cortaron ayer el puente Pueyrredón durante tres horas para recordar a los piqueteros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, muertos por la acción policial en junio de 2002.

Como cada día 26, los piqueteros del MTD Aníbal Verón se movilizaron para reclamar el esclarecimiento del asesinato de los dos manifestantes de su agrupación en la estación de trenes de Avellaneda, hecho que llevó al entonces presidente Eduardo Duhalde a adelantar las elecciones.

"Se puso en escena un operativo criminal represivo planificado minuciosamente por el gobierno de Duahlde", denunciaron los piqueteros, que exgieron "el total esclarecimiento y la detención de todos los responsables políticos de la represión policial".

Por su lado, un grupo mucho más reducido de la misma grupación marchó desde el Obelisco, en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Corrientes hasta la Plaza de Mayo y culminó su recorrido ante la Secretaría de Derechos Humanos. Allí, los manifestantes realizaron un acto de repudio a las autoridades nacionales, en donde el principal orador fue Alberto Santillán, padre de uno de los piqueteros muertos.

"El poder político tapa al mismo poder político y ésa es la razón por la que la causa no avanza", denunció Santillán. En un encendido discurso reclamó la apertura de los archivos de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) relacionados con el caso y exigió que sean citados a declarar Duhalde; el gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá; el ex secretario de Seguridad Juan José Alvarez y el ex titular de la SIDE Carlos Soria.

Marcha en La Plata

Por otra parte, los piqueteros duros realizarán una marcha el próximo miércoles, en la ciudad de La Plata, para reclamar la restitución de más de 20.000 subsidios de los planes bonaerenses dados de baja.

El Bloque Piquetero Nacional, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), liderado por Raúl Castells y más de 20 agrupaciones de desocupados marcharán desde la estación de trenes de la capital provincial hasta la Casa de Gobierno de Buenos Aires, donde pedirán una audiencia con el gobernador Solá.

"Esto es un incendio; acá va a arder Troya", había advertido Néstor Pitrola, el líder del Polo Obrero (PO), en un acto realizado anteayer frente al Congreso.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.