Los policías que detuvieron al ex funcionario desmintieron haber recibido una alerta previa