Los pools de siembra, un nuevo enemigo