Los primeros 100 días, vistos por el Presidente

(0)
20 de marzo de 2000  

AYACUCHO (De una enviada especial).- Fernando de la Rúa insistió en definir como "transitoria" la reforma fiscal que derivó en el aumento de impuestos, al hacer un balance público de su gestión con motivo de haberse cumplido los primeros cien días de gobierno.

El saneamiento de las cuentas públicas, el ahorro interno y la transparencia en la gestión fueron resaltados como méritos por el Presidente, durante la 28a. Fiesta Nacional del Ternero y Día de la Yerra realizada aquí.

Durante el mensaje del Presidente, que reemplazó en los hechos el discurso que en un momento estaba planeado difundir por televisión en ocasión de los 100 días de gobierno, De la Rúa dijo que la Nación atraviesa "un momento difícil, cuando el país se endeuda, con costos que se trasladan a la gente. Estamos saneando las cuentas públicas para liberar fondos para atender las necesidades sociales".

"Había un déficit de 10.000 millones de pesos; si todo seguía igual, este año tendríamos cuentas en rojo. Por eso fue necesario reducir el gasto público, fue necesaria una transitoria modificación fiscal para, con el aporte de las ganancias de las personas, no de las empresas, poder cubrir el agujero que se había creado, hasta que se vuelva a reactivar la economía", subrayó.

Síntomas de reactivación

Para De la Rúa, los síntomas de reactivación ya se advierten. Enumeró la baja de la tasa de interés, "que significa un ahorro de 2700 millones de pesos". Mencionó además los créditos hipotecarios como signo de la confianza de la gente. "Se están desplegando en todo el país agencias promotoras de apoyo a pequeñas y medianas empresas en las sedes del Banco Nación", dijo Pintó una realidad dramática con "un poco menos del 14 por ciento de desempleo, casi el 50% del trabajo en negro, trabajadores que no tienen obra social ni hacen los aportes jubilatorios y competencia desleal entre las empresas".

"Ante todo esto, yo me pregunto: ¿alguien puede quedarse con los brazos cruzados?", indagó al recrear el spot publicitario que lo perpetuó con la frase ¿alguien quiere seguir con esto?

En su última aparición pública había pedido apoyo a la reforma laboral: "Los que se oponen a esta ley están defendiendo el trabajo en negro".

Durante las dos horas que el Presidente coincidió con el gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf, en esta ciudad, ambos de refirieron a las políticas de consenso.

"En esta fiesta gaucha vengo a reiterar que este gobernador va a trabajar para que al Presidente le vaya bien. Sé que hay quienes me critican, pero desde mi individualidad estoy comprometido para que a este presidente le vaya bien", dijo.

Al dejar de lado por un momento los desacuerdos que mantienen por el Mercosur, De la Rúa y Ruckauf posaron para los fotógrafos. "Ahora van a empezar con lo del vestido de novia y la peluca", bromeó Ruckauf.

"Vamos a trabajar juntos por el país y los que crean ver asociaciones mezquinas y electoralistas, se equivocan", acordó el Presidente antes de tomar el helicóptero que lo llevaría a la Capital.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.