Los productores más duros esperan soluciones