Opinión. Los puntos cuestionables del caso