Los radicales, divididos por el apoyo a Kirchner

Gobernadores y legisladores se oponen a Rozas y a Moreau
Jaime Rosemberg
(0)
3 de mayo de 2003  

La necesidad de una definición partidaria de cara al ballottage del 18 de este mes suscitó una serie de acusaciones cruzadas en el seno de la UCR.

A las intenciones del presidente partidario, Angel Rozas, y del ex candidato Leopoldo Moreau, tendientes a dar apoyo explícito a la candidatura de Néstor Kirchner, se le opone un grupo de gobernadores y legisladores que se inclinan por mostrarse prescindentes en la pelea y aprovechan el entuerto para pedir la renuncia de la cúpula partidaria, luego de la paliza electoral recibida por el radicalismo en las elecciones del domingo último.

"Hay que votar contra el modelo", afirmaron a LA NACION muy cerca del ex candidato Leopoldo Moreau, el más ferviente de los radicales en apoyar al gobernador santacruceño. El bonaerense ya anunció que votará "contra Carlos Menem" en el ballottage.

El miércoles último, el comité nacional, presidido por Rozas, decidió dejar en libertad de acción a los afiliados para la segunda vuelta, aunque en tramos de la declaración oficial podía leerse un apoyo implícito a Kirchner.

Después de aclarar que la UCR asumiría de ahora en más "su rol opositor", la declaración establece que debería apoyarse "un programa de corte nacional resguardando los intereses del pueblo, su sistema productivo, sus fuentes de trabajo, sus herramientas financieras (Banco Nación íntegramente estatal), economías regionales con valor agregado, y un Estado garante de la educación laica, libre y gratuita", propuestas mucho más cercanas a Kirchner que a Menem.

Divergencias

Pero la intención de Rozas y Moreau chocó con la cerrada oposición de los gobernadores de Catamarca, Oscar Castillo, y Mendoza, Roberto Iglesias, quienes junto a un grupo de legisladores, entre ellos el senador Carlos Maestro (Chubut) y el diputado sanjuanino Mario Capello, obtuvieron una declaración ambigua, que en los hechos no toma partido por ninguno de los dos candidatos del PJ.

"El partido no tiene autoridad moral para bajar línea", dijo ayer el diputado catamarqueño Jorge Sosa, cercano al mandatario provincial. Castillo, al igual que Iglesias, pidió en las últimas horas "un paso al costado" de Rozas, Moreau y el ex presidente Raúl Alfonsín, quien respaldó a Moreau en las internas partidarias.

Desde el alfonsinismo afirman que la abstención será, en los hechos, favorecer las posibilidades del propio Menem. Y defienden los acuerdos parlamentarios con el duhaldismo. "Evitaron un baño de sangre", dijo a LA NACION el ex diputado Eduardo Santín, que suele expresar el pensamiento del bonaerense. "Iglesias está confundido, y hace acuerdos con cualquiera para mantener su supremacía comarcal", retrucó Santín.

Un tercer grupo, liderado por Rodolfo Terragno, Jesús Rodríguez y Federico Storani, prepara su reingreso en la arena partidaria para la semana próxima. Opositores a Moreau y Rozas, buscarán posicionar al partido como "opción de centroizquierda" y congregar a buena parte de los intendentes de todo el país; además, ya analizan la manera en que pedirán la renuncia del chaqueño, cuyo mandato vence en noviembre próximo.

La UCR, de cara al ballottage

  • Angel Rozas

    Se inclina por un apoyo explícito a Kirchner. Cuestionado por legisladores y gobernadores, insiste en que aspira a "liderar el proceso de reconstrucción partidaria".
  • Leopoldo Moreau

    El ex candidato presidencial anunció que votará "contra Menem", y defiende los acuerdos parlamentarios con el duhaldismo "que salvaron al país del incendio".
  • Oscar Castillo

    El mandatario catamarqueño rechaza una definición partidaria. Insiste en pedir el alejamiento de Rozas, Moreau y Raúl Alfonsín de la conducción partidaria.
  • Rodolfo Terragno

    Después de tres meses de silencio, prepara su retorno. Junto a Rodríguez y Storani, procura armar un "polo de centroizquierda" y sacar de escena al mandatario chaqueño.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.