Sorpresiva iniciativa: más atribuciones para Alberto Fernández. Los superpoderes serían permanentes