Opinión. Los trabajadores pagarán la deuda privada