Los últimos minutos de un piquetero

Varios reporteros, entre ellos uno de LA NACION, registraron cuando Santillán era trasladado herido por efectivos policiales
Varios reporteros, entre ellos uno de LA NACION, registraron cuando Santillán era trasladado herido por efectivos policiales
(0)
28 de junio de 2002  

La clave, al fin, estaba a la vista de todos. Las imágenes indujeron, primero, a casi aceptar las excusas de un oficial jefe de la policía bonaerense que, agredido desde atrás y ante las cámaras, explicó públicamente, con la sangre que le corría por el rostro como prueba, que él y sus hombres fueron víctimas de la violencia de sus ocasionales adversarios.

Un día después, otras imágenes de los mismos episodios muestran nuevas evidencias de los últimos minutos con vida de uno de los dos manifestantes caídos durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los piqueteros, ocurridos anteayer en las inmediaciones del puente Pueyrredón y de la estación de Avellaneda.

Anoche, el gobernador bonaerense Felipe Solá admitió que efectivos de la policía de su provincia pudieron haber sido los autores de los disparos con postas de acero -de uso prohibido durante manifestaciones- que causaron la muerte del dirigente del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) Darío Santillán en el hall de entrada a la estación Avellaneda, del ex ferrocarril Roca.

El ministro de Seguridad bonaerense, Luis Genoud, ordenó anoche que el hasta ayer jefe del Comando de Patrullas de Avellaneda, comisario inspector Alfredo Franchiotti -el hombre de las primeras excusas y de la sangre en el rostro-, y otros 110 efectivos fuesen puestos en disponibilidad preventiva.

Aunque Solá dijo que había pedido el arresto preventivo de Franchiotti, al cierre de esta edición el fiscal de Lomas de Zamora Juan José González, que investiga el caso, aún no había solicitado ninguna detención. Fuentes judiciales no descartaron que hoy sean librados eventuales pedidos de captura.

La pista de la eventual actuación criminal de Franchiotti y de al menos otros tres efectivos bonaerenses a su cargo surgió del análisis de las secuencias de imágenes obtenidas por fotógrafos de varios medios gráficos, entre ellos, LA NACION.

El secretario de Seguridad Interior, Juan José Alvarez, obtuvo ayer por la tarde un informe en el que la Policía Federal advirtió sobre la presunta responsabilidad de los bonaerenses en la muerte de Santillán. De inmediato le comunicó esas conclusiones al presidente Eduardo Duhalde que, con premura, llamó por teléfono a Solá y le pidió que dispusiese la "detención preventiva" de Franchiotti, confiaron fuentes del Gobierno.

Pero los compañeros de la víctima, por propio análisis, llegaron a la misma conclusión, tras estudiar detenidamente las imágenes publicadas en los diarios de ayer.

El abogado del MTD y de la Asociación por los Derechos del Hombre Claudio Pandolfi aseguró a LA NACION que al menos cinco testigos vieron cómo una patrulla policial, con Franchiotti a la cabeza, entró en la estación de Avellaneda disparando con sus Itakas, y cómo Santillán -que cuidaba a Maximiliano Costequi, herido de muerte, y estaba desarmado- fue alcanzado por perdigones similares a los utilizados por la policía.

Esos cinco testigos, que se presentarán hoy a declarar ante el fiscal González, también dirán que escucharon a Costequi decir, poco antes de morir: "Me dieron... me arde el pecho... me tiró la yuta".

Las imágenes, según Pandolfi, son reveladoras en otros aspectos también: en una foto publicada ayer se observa, según el abogado, cómo una persona que cubría su cabeza y rostro con un pasamontañas negro en el que se leían las letras MTD golpeaba con un palo a Santillán -precisamente uno de los referentes de esa agrupación piquetera-, en la calle y antes de que éste fuese baleado.

Pandolfi aseguró que los integrantes del MTD no usan pasamontañas, por lo que sostuvo que ese hecho es una muestra de que "hubo infiltrados" entre las huestes piqueteras.

El abogado, además, dijo que no sólo fueron policías bonaerenses los que dispararon a matar y acusó también a la Prefectura. En ese sentido, señaló que aún no se sabe quién mató a Costequi, que cayó herido en el estacionamiento del hipermercado Carrefour de Avellaneda y fue llevado por sus compañeros hasta el hall de la estación de trenes, donde quedó bajo el cuidado de Santillán hasta que éste también fue baleado y falleció.

La secuencia

Fue allí, a metros de las boleterías, que comenzó el fin de Santillán. Duró poco más de un minuto, según registró el reportero gráfico de LA NACION.

A las 12.40, según relató el abogado Pandolfi, los policías al mando de Franchiotti abrieron fuego al entrar en el hall, cuando Santillán estaba hincado junto a Costequi.

El dirigente del MTD se incorporó y atinó a correr hacia la calle. A mitad de su recorrido recibió una salva de postas de acero de 8,6 milímetros, las mismas que contienen los cartuchos de calibre 12,70 que cargan las escopetas que portaban los policías, según reveló ayer el informe preliminar de la autopsia.

En la secuencia fotográfica se observa cómo dos uniformados arrastran a Santillán de nuevo al interior del hall de la estación; habían pasado 14 segundos de las 12.40. Cuando el fotógrafo de LA NACION apretó otra vez el obturador, la sangre ya manchaba la parte trasera del pantalón del dirigente del MTD, indicio de que había recibido un disparo desde atrás.

Las siguientes secuencias exhiben a Santillán en la vereda, aún con vida y aparentemente lúcido, aunque en el piso y custodiado por un efectivo policial que empuña una escopeta.

En una de las últimas tomas -a las 12.41, 30- Franchiotti toma al dirigente que, lentamente, según se advierte en la sucesión final de fotos, comienza a desfallecer hasta morir.

Esta es la secuencia obtenida por el fotógrafo de LA NACION con una cámara digital (con registro horario) durante los episodios de violencia de anteayer en la estación Avellaneda que dejaron como resultado dos piqueteros muertos; se observa a uno de ellos cuando es apresado, ya herido, hasta que se lo lleva la policía, poco antes de morir.

Costequi, muerto en medio del hall de la estación Avellaneda, mientras la policía arrastra a Santillán, que había asistido a su compañero

A poco de salir del lugar, la imagen logra registrar la herida que tiene Santillán en el cóccix: la sangre le manchaba el pantalón

Franchiotti levanta a Santillán para trasladarlo al vehículo con el que lo conducirían hasta el hospital Fiorito

Los dos policías atraviesan rápidamente el hall de la estación para trasladar a Santillán hacia la calle

Santillán es apuntado por un policía en la avenida Pavón

A la derecha aparece el comisario inspector Franchiotti

Testimonio gráfico

Esta es la secuencia obtenida por el fotógrafo de LA NACION con una cámara digital (con registro horario) durante los episodios de violencia de anteayer en la estación Avellaneda que dejaron como resultado dos piqueteros muertos; se observa a uno de ellos cuando es apresado, ya herido, hasta que se lo lleva la policía, poco antes de morir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.