El gabinete de la próxima presidenta. Lousteau, un productivista de bajo perfil y defensor del dólar alto