Luis Majul: "Alberto Fernández les tira el fardo a los gobernadores"

El editorial de Luis Majul en Mirá lo que te digo, por LN+.

24:15
Video
Luis Majul
(0)
27 de abril de 2020  • 21:58

El periodista Luis Majul comenzó su programa Mirá lo que te digo, emitido por LN+, con un editorial sobre el anuncio de Alberto Fernández de extender la cuarentena y autorizar las salidas recreativas en el país, un comunicado que generó confusión entre los gobernadores. Además, se refirió a la "silenciosa" jugada política de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el medio de la crisis económica y sanitaria.

A continuación, la desgrabación de sus principales conceptos:

  • Aún en el medio de la pandemia, el Presidente es el mejor alquimista político de los últimos tiempos. ¿Por qué? Seamos sinceros: que levante la mano el que no se "comió el amague" de concluir que lo que anunció Alberto Fernández el sábado fue un "error de comunicación". Nadie, porque todos lo entendimos así. "El Presidente se equivocó", pensamos. Bien. Ahora hagamos otro ejercicio. Que levante la mano el que no se volvió a sorprender cuando leyó, esta mañana, que el Presidente no solo no se había equivocado. Porque, según sus últimas declaraciones, no solo no reconoció su error. Además quedó claro que les tiró, sin siquiera avisarles, el fardo de la salida administrada de la cuarentena, a los gobernadores Axel Kicillof, Juan Schiaretti y Omar Perotti. Y al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. Bien.
  • Se trató de una jugada multipropósito, y muy sorprendente. Para que lo entiendas bien, lo que hizo el Presidente entre el sábado a la noche y hoy a la mañana es lo siguiente.
  • 1. Anunció que se habilitaba en todo el país la posibilidad de salir durante una hora a dar la vuelta del perro, a 500 metros de la casa de uno, y llevar a los niños de la mano para que despejen un poco la cabeza y las emociones.
  • 2. Desde el sábado a la noche, y durante todo el domingo, el Poder Ejecutivo Nacional y los gobernadores de los cuatro grandes distritos urbanos intercambiaron mensajes, muy preocupados. Ninguno quería implementar la medida.
  • 3. Así se llegó a un acuerdo para que Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe publicaran un comunicado conjunto inédito. En el comunicado informaron que en ninguno de esos distritos se permitiría esa medida de relajamiento social.
  • Pero esta mañana, para sorpresa de todos, el Presidente, como quien no quiere la cosa, soltó: "Debería haber aclarado que los gobernadores tenían la posibilidad de reglamentar la salida. La verdad, se me pasó". Y para colmo, agregó: "Tampoco podemos mantener a la gente encerrada. Porque eso no resiste. Tampoco se puede convertir en penuria el aislamiento. Eso es todo".
  • Sabemos que semejantes definiciones no necesitan ninguna traducción. Pero por las dudas, los vamos a traducir al lenguaje de la política. Lo que dijo Alberto Fernández, sin decirlo, fue: "Queridos míos. Yo ya hice mi jugada. Decreté una cuarentena muy estricta. Lo hice a tiempo. Y me fue muy bien. Evité así miles de muertes. De hecho, nunca logré tanta aceptación. Y ahora que la gente está harta, podrida, enajenada de estar encerrada en su casa, háganse cargo ustedes de abrir la cuarentena, y asuman la responsabilidad por el aumento de los contagios y las muertes. O manténganla cerrada, y que se enojen sus vecinos con ustedes, y no conmigo, que soy el Presidente de todo el país".
  • Un aplauso para el estratega político. Porque es, en efecto, una jugada muy bien pensada y ejecutada. Ahora bien: que después el periodismo oficialista, esos títeres del gobierno de turno, no diga que en el medio de la pandemia no se puede ni se debe hacer política. Que los que analizamos la política y la economía y no aplaudimos todos los días la lucha contra el Covid-19 somos unos hijos de mala madre y traidores a la patria. Porque el Presidente también está haciendo política. Y a nosotros no nos me parece mal. Solo que nuestro trabajo es, entre otras cosas, analizar las jugadas políticas de los que manejan el poder.
  • Y hablando de jugadas políticas, o de maniobras o tramoyas, en este caso. ¿Alguien tiene alguna duda de que Cristina está operando en silencio y desde las sombras? Nosotros no. ¿Qué buscan los movimientos de la vicepresidenta?
  • 1. Que el Senado y Diputados sesione solo de manera virtual, apruebe solo el impuesto a los más ricos y deje pedaleando a la oposición y los proyectos de ley que quiere discutir.
  • 2. Seguir alimentando la base electoral formada por todos los detenidos del país y sus familiares, al aprobar las múltiples gestiones para liberarlos o mejorar su situación procesal aprovechando que las cárceles son una zona de contagio peligrosa para el coronavirus. En esta movida están desde Adolfo Pérez Esquivel y la comisión de la "desmemoria", hasta el juez de Casación Víctor Violini, que tiene más aspiraciones políticas que respeto por la ley.
  • 3. Alentar la liberación de los presos de la corrupción k, a través de su secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla. Pero no solo del corrupto confeso Ricardo Jaime. No solo de Martín Báez. No solo de Luis D´Elía.
  • El domingo el periodista Nicolás Wiñazki publicó una perlita, que pasó un tanto desapercibida, en el medio de tanta información. Resulta que Pietragalla, además, pidió la liberación de Angelina Lesieux. ¿Sabés quién es Angelina Lesieux? Es la exintendenta de Perugorria, un pueblito de la provincia de Corrientes. ¿Sabés por qué está presa? Porque, según la Justicia federal, malversaron, en su momento, 45 millones de pesos, para la construcción de viviendas que ni hicieron ni entregaron. Es curioso. Todavía hoy la exintendenta y su marido echan la culpa de su detención al equipo de La Cornisa. Pero nosotros no somos fiscales. Ni jueces. Solo informamos. Y recordamos lo que hay que recordar. Este pedido de liberación no tiene nada que ver con los derechos humanos: tiene que ver con la impunidad.
  • Pero la vicepresidenta, una hábil dirigente que piensa dos o tres jugadas hacia adelante, tiene, también, una gran debilidad. Una debilidad que arrastra desde sus inicios con Néstor Kirchner, desde que Rafael Flores, un histórico dirigente de Santa Cruz, reveló un diálogo que tuvo con la expresidenta. "Para hacer política se necesita mucha platita", le dijo Cristina Kirchner, actualmente vicepresidenta en ejercicio.
  • A Cristina, a pesar de que se trata de una servidora pública y tiene la obligación de mostrar todo lo que hace, no le gusta que la controlen. No le gusta rendir cuentas. No le gusta explicar. Prefiere la oscuridad.
  • Quizá sea esa pulsión la que la llevó a declarar la emergencia edilicia del Senado, con el objetivo de no tener que rendir cuentas sobre un Fondo Extraordinario que su antecesora Gabriela Michetti le dejó y que, hasta diciembre del año pasado, ascendía a casi mil millones de pesos.
  • Te lo explico de nuevo por si ayer no pudiste ver La Cornisa. Como bien publicó hoy LA NACION, Cristina Kirchner se habría asegurado el manejo discrecional de esa millonaria caja de Senado, y no lo hizo subida a la emergencia que decretó el Poder Ejecutivo. Tampoco lo hizo aprovechando las restricciones presupuestarias como consecuencia del coronavirus. Lo hizo antes de que se declarara la pandemia. Exactamente el 26 de febrero de este año. Hoy, Silvina Martínez, la abogada experta en asuntos de corrupción que descubrió la maniobra, presentó un pedido de informes al propio Senado de la Nación.
  • Lo que está pidiendo Silvina Martínez no es nada del otro mundo. Que muestren los documentos. Que digan para qué están usando ese dinero. Que en todo caso, lo pongan al servicio de un fondo de emergencia para comprar, por ejemplo, barbijos o respiradores. Si se presta atención al precio promedio, con ese fondo al que hoy nadie tiene acceso, nadie más que Cristina, se podrían comprar 1.400 respiradores, para ser utilizados mientras dure la pandemia.
  • Silvina Martínez también quiere saber por qué, si es un fondo para reparaciones edilicias del Senado, se usó una parte de él para alquilar oficinas fuera del edificio de la Cámara Alta. Dirás que somos insistentes, pero ante la pregunta de cualquier ciudadano sobre fondos públicos, los representantes del pueblo, ¿no deberían responder?

Por: Luis Majul
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.