Luis Majul: "Alberto Fernández y Cristina Kirchner: escandalosa consagración del pacto de impunidad"

El análisis de Luis Majul, en LN

28:05
Video
Luis Majul
(0)
14 de mayo de 2020  • 20:43

A continuación la desgrabación de sus principales conceptos:

  • Se acaba de consagrar un escandaloso pacto de impunidad. No es que no se viera venir, pero lo más escandaloso es que llegó en medio de la pandemia. Lo voy a contar como un cuentito. Para que lo entiendas bien: desde el principio hasta el final.
  • La Oficina Anticorrupción , que debería funcionar con autonomía, pero depende económica y políticamente del Poder Ejecutivo, acaba de renunciar como querellante en las causas Hotesur y Los Sauces . Las causas de corrupción donde se aportaron más pruebas sobre la existencia de una asociación ilícita entre Cristina Kirchner, Máximo, Florencia, y los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López . Una organización criminal que funcionaba de la siguiente manera:
  • Néstor Kirchner entregó a los empresarios negocios mutimillonarios y se los cobró de dos maneras. La primera: en forma de pagos de servicios de alquiler de las habitaciones de los hoteles que compraron, también, con dinero mal habido. Y la otra: a través del pago de alquileres de lujosos departamentos como los de Puerto Madero.
  • ¿Qué negocios multimillonarios les entregó Néstor a Lázaro y a Cristóbal? La mayoría de la obra pública de vialidad en Santa Cruz a Báez y el casino de Palermo y otros se los adjudicó a Cristóbal López.
  • De hecho, cuando le pregunté por esta causa a Alberto Fernández, en la primera entrevista que le hice en esa condición para La Cornisa, él me respondió que, a la sumo, lo de Néstor, Baéz y Cristina se trataba de un problema ético.
  • Lo primero que tenés que saber sobre la actual Oficina Anticorrupción: su titular, Félix Crous, integrante de Justicia Legítima pero deslegitimada, no hubiera tomado semejante decisión sin consultarlo antes con el Presidente.
  • Lo segundo que tenés que saber es que se trata de una pésima señal para todos los fiscales y los jueces que investigan la decenas de causas abiertas por corrupción en las que Cristina y su familia están seriamente comprometidos. ¿Cómo creés que se van a sentir los jueces del Tribunal Oral Federal N°5 que tramitan la causa? Asustadísimos o comprometidísimos, también, con la impunidad de Cristina, Máximo y Florencia. Hay varias señales que lo evidencian.
  • Hay varias señales que evidencian la puesta en marcha de un enorme plan de impunidad. Una: el tribunal oral número cinco es pura inacción. Hace meses que tiene la causa completamente dormida. Paralizada. Sin fecha de comienzo.
  • Es más, a cada pedido que hace el abogado de la familia Kirchner, Carlos Beraldi, el juez Daniel Obligado, lo consiente. Insisto con esta analogía: se parece mucho a lo que hacía Norberto Oyarbide, presionado por la familia Kirchner, cuando consentía los balances del perito de parte del matrimonio, el contador Víctor Manzanares.
  • De hecho, Obligado está trabajando a destajo para que la intervención judicial le entregue los hoteles y las propiedades de la familia Kirchner con el objeto de que las vuelvan a explotar comercialmente. Lo viene diciendo Silvina Martínez, quien tiene acceso a la causa por ser amiga del tribunal: en los próximos días levantarán, además, todas las medidas cautelares.
  • Pero, lo de hoy es un escándalo de marca mayor.
  • La Oficina Anticorrupción tiene la obligación de dar impulso a las causas en las que esté en juego el patrimonio del estado.
  • El argumento de Crous de que la causa ya no necesita del impulso de su oficina es muy mediocre. ¡Si la Oficina Anticorrupción todavía sigue impulsando juicios que involucran al expresidente Carlos Menem!
  • La Oficina Anticorrupción alega que tiene pocos recursos humanos. Que tiene que elegir bien cuáles causas impulsar o cuáles no. Que prefiere las más cercanas en el tiempo. Es decir: las que involucren a funcionarios del gobierno de Mauricio Macri.
  • Lo que sostiene Silvina Martínez es más sencillo: Félix Crous no hace más que cumplir una directiva del Poder Ejecutivo. Es decir, del Presidente de la Nación, Alberto Ángel Fernández.
  • No hay por qué subestimar a Cristina. No solo logró instalar a Fernández como presidente y a Axel Kicillof como gobernador, sino que desde hace tiempo viene instalando el fantasma del lawfare. Esto es: la falsa idea de que todas las causas contra ella eran armadas. ¿Por quiénes? Por funcionarios del gobierno de Macri, fiscales, jueces y periodistas. De hecho, la comisión de la desmemoria, la misma que se instaló en las cárceles para amotinar a los presos en el medio del Covid-19, quiso investigarnos a Jorge Lanata, Nico Wiñazki y otros aduciendo que en nuestras investigaciones publicadas se hallaba el nido de la serpiente.
  • Sin embargo, la jugada del lawfare se vino a pique enseguida. Si uno se fija la fecha de inicio de la mayoría de las causas contra Cristina, son anteriores a 2015. Es decir, antes de que Macri asumiera como presidente. Ahora pretenden acumular argumentos para su inconsistente relato. El de hoy sería: el retiro de la Oficina Anticorrupción como querellante demostraría que la investigación no es tan sólida.
  • Si los jueces no avanzan tan rápido es porque no están tan convencidos de que exista una causa sólida. Pero no se trata solamente de esto. También es el copamiento del Consejo de la Magistratura y la Corte Suprema de Justicia.
  • Y en el intento de lograr la nulidad estas son las causas que más le preocupan a Cristina: el memorámdum de entendimiento con Irán, la de la obra pública en la que retó a los jueces y la que más la afecta, sin dudas, es la de Hotesur y Los Sauces. ¿Por qué?
  • Porque tiene sentados en el banquillo de los acusados a sus dos hijos: Máximo y Florencia.
  • Florencia, por suerte, no solo parece haberse recuperado de su enfermedad. También parece haber perdido el miedo a que le quiten la libertad. ¿Habrá recibido algún tipo de garantía por parte del tribunal? Máximo, por otra parte, seguramente enterado de lo de la Oficina Anticorrupción, cerró ayer, a última hora, en la sesión virtual de diputados, con un discurso muy peligroso.
  • El heredero real, pero también político de Cristina instaló un discurso demasiado agresivo. De una violencia verbal inusitada. Partió a la Argentina en dos. Dijo, palabra más, palabra menos, que los que estaban a favor de la cuarentena estaban a favor de la vida. Y los que estaban a favor de abrir la economía estaban a favor de la muerte.
  • Maniqueísta, superficial, belicoso, autoritario, cuasifascista el discurso de Máximo Kirchner intenta decirte que él es bueno, empático, que piensa en el otro. Casi que daría la vida para que no hubiera un contagiado más.
  • Y por añadidura, todos los demás, los que no piensan como él son de derecha, neoliberales, crueles, representantes de los grupos concentrados. Unos verdaderos insensibles. Unos verdaderos asesinos.

Por: Luis Majul
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.