Luis Majul: "He conocido a Diego y he conocido a Maradona"

Luis Majul
Luis Majul LA NACION
(0)
25 de noviembre de 2020  • 21:15

  • Hay una canción de la hinchada de Nápoli que, según la traducción al español, dice: "Mamá / he visto a Maradona / enamorado estoy".
  • La banda argentina Kapanga hizo una versión en español que, como introducción, incluye una declaración de Diego. Voy a tomarme el atrevimiento de parafrasear el título de ese cantito para el título de este comentario. "He conocido a Diego / Y he conocido (también) a Maradona".
  • Diego era enorme, desbordante y desbordado. Burbujeante, imprevisible y desmesurado. Lo conocí bien. Muy bien. Como profesional. Y a veces, muy pocas, en la intimidad.

  • En los fragmentos de algunas de las entrevistas que le hice van a encontrar, siempre, esa honestidad brutal que fue su marca registrada. No voy a criticar ahora sus conversiones y mutaciones políticas. No me parece ni el momento, ni el lugar. Ya lo hice, cuando correspondía. Ya lo charlé con él, en alguna oportunidad. Ya habrá tiempo de volver a analizarlas, en otro contexto.
  • Tuve el privilegio de entrevistarlo en lo que él definió como el mejor momento de su vida, cuando cumplió los 45. Y rogué que esa versión de Maradona se extendiera durante muchos, pero muchos años más.
  • Ese año, también, condujo un programa de antología, en Canal 13: La noche del diez. Allí, en uno de los picos de atención y de audiencia, Diego se entrevistó a sí mismo.
  • A todos los que trabajamos en esta industria nos sorprendió, y mucho, la facilidad para conducir aquel enorme proyecto audiovisual. Él estaba exultante. De hecho, festejó su cumpleaños en Costa Salguero e invitó a alrededor de mil personas. Fui, de nuevo, uno de los privilegiados y, en el medio de la fiesta, tuve la oportunidad de ver algo que me pone la piel de gallina ahora que lo recuerdo.
  • Apareció de la nada Andrés Calamaro y le cantó, muy cerca del oído, una linda canción, que terminaron cantando y bailando juntos. No recuerdo si fue "Mi enfermedad" o si fue la canción que le dedicó y que comienza así: "Maradona no es una persona cualquiera / es un hombre pegado a una pelota de cuero".
  • También sufrí al compartir con él y parte de su familia uno de los peores momentos, en 2004, cuando muchos creíamos que se moría. En esa oportunidad, Dalma, su hija mayor, me concedió la primera entrevista para televisión. Ella y Claudia Villafañe querían que Diego la viera porque, en ese contexto, sintieron que era una manera de decirle que no querían que se muriera.

  • Y también de transmitirles a quienes no lo soportaban que desear la muerte de cualquier persona no era propio de un ser humano. Años atrás, a principios de 2001, lo fuimos a visitar a La Habana, Cuba, para hacerle otro reportaje. Hablamos de todo y de todos.
  • Fue una experiencia demasiado intensa, incluso para nosotros, que ya teníamos varios años de periodismo encima y viajamos advertidos. Las cuestiones privadas que compartimos en aquellas horas me las guardo para mí. Supongo que lo mismo harán Guillermo Coppola y Diego Kolankonwsky, el productor de La Cornisa que me acompañó en aquel viaje.
  • Sí me gustaría compartir con ustedes algo que sucedió y que, años después, pude conversar con Diego Maradona y con Coppola, porque eso quizá pueda ayudar a conocer un poco más quién era Diego y cómo se comportaba por aquellos días. En un tramo del reportaje, yo le pregunté por su hijo Diego Maradona Junior y él hizo un gesto despreciativo. Algo parecido a una escupida.
  • Cuando terminamos de grabar, le dije que me parecía demasiado violenta y despectiva su reacción. Que nunca había hecho esto en toda mi carrera, pero que, si él me lo permitía, podíamos evitar reproducir ese tramo. Diego no solo se mostró en desacuerdo. Nos advirtió que si lo quitábamos nos prohibiría reproducir toda la conversación. Muchos años después, reconoció que había estado equivocado y me dijo que le pidió perdón a su hijo por eso, y por muchas cosas más.
  • Ese año también viajamos con el equipo de producción de La Cornisa a Nápoles para hacer un especial de Diego, de dos horas, que fue emitido inmediatamente después del partido homenaje en la Bombonera, el 10 de noviembre de 2001. Tanto el partido, como el documental, rompieron todas las previsiones de rating de América.
  • Fue allí, al final del partido homenaje, cuando dijo -muy emocionado- que él había cometido muchos errores en su vida, pero que la pelota, ese juguete que lo había hecho tan feliz, y con el que nos había hecho tan felices a nosotros, no se manchaba. Esa fue una de las mejores declaraciones públicas de su vida. La que terminó de separar a Diego de Maradona.
  • Hoy, poco después de las seis de la tarde, LA NACION reprodujo, con la firma de Jorge Valdano, una de las mejores notas que leí hasta ahora, y que habla de cómo conviven esas dos personas en una.

Por: Luis Majul

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.