Lula espera mejorar la relación con la Argentina

Dura crítica a los Estados Unidos
(0)
29 de mayo de 2003  

SAN PABLO (De nuestro corresponal).- El presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva dijo que Brasil y la Argentina "descubrieron que son países pobres y que ninguno es mejor que el otro".

En una entrevista con periodistas de medios brasileños, la primera de su gestión, dijo que, gracias a eso, "Brasil tiene posibilidades de tener, históricamente, su mejor relación con la Argentina. Sin vanidades ni disputas". Y remató: "Ellos ya no tienen ilusiones con los Estados Unidos".

Durante la conversación, realizada el mismo día de un encuentro con corresponsales de medios de los países integrantes del G-8, el mandatario brasileño discurrió sobre las posibilidades de liderazgo de Brasil en América del Sur. "Nadie se nomina líder a sí mismo. Uno es elegido de forma natural. Brasil siempre fue respetado, pero siempre trató a América del Sur con desdén. Los ojos de las elites miraban hacia Europa."

Defendió la creación de un fondo para invertir en infraestructura en los países pobres. "Estamos hace 500 años y no hubo un político brasileño que no haya hablado de integración en América del Sur. Pero si no tenés puentes, rutas, ni vuelos directos, no tenés integración, ni comercio ni desarrollo."

Lula fue crítico con los Estados Unidos y la negociación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Dijo que Brasil va a participar de las negociaciones, pero va a defender su soberanía "como hacen los Estados Unidos (que) quieren negociar sus productos sensibles sólo en la Organización Mundial de Comercio y no en el ALCA. La peor propuesta de ellos fue para el Mercosur".

El día en que la entrevista era realizada, el representante comercial norteamericano, Robert Zöellick, que se encontraba en Brasil, rechazó una propuesta para negociar bilateralmente 4+1, es decir, de un lado los Estados Unidos y del otro el Mercosur.

Sobre su cambio de discurso político y económico, tema que desvela a la inteligencia brasileña, Lula, una vez más, lo negó. "Digo lo que vengo diciendo toda mi vida, pero ahora con la responsabilidad de ser presidente de Brasil. No puedo decir más las "malas palabras" que decía antes. Un presidente no puede salir por ahí vendiendo negativismos."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.