Macri, al frente de la campaña, como si fuera el candidato

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION
(0)
5 de febrero de 2017  

Se moverá como si él fuera "el" candidato. Está decidido a cargarse la campaña al hombro y a caminar incesantemente todo el país. "Al fin y al cabo, es lo que hago todo el tiempo", admite Mauricio Macri .

El Presidente y su mesa chica insisten en que el electorado elegirá entre lo que representa y propone el Gobierno, y el pasado que encarna el kirchnerismo. Por eso, argumentan, no les preocupa tanto que las listas estén encabezadas por dirigentes y figuras de alto nivel de conocimiento y votos propios.

Fuente: LA NACION

Por eso, Macri subraya que no sólo no le preocupa tener que liderar la movida proselitista, sino que le gusta. Él y su jefe de Gabinete, Marcos Peña, dicen que aprendió a disfrutar de estar en la calle en contacto con la gente, como estará obligado a hacer, ante los que le recuerdan cuánto detestaba hacer campaña hasta no hace tanto tiempo. "Mi metamorfosis es mucho más profunda de lo que ustedes creen", se jacta.

En el oficialismo no admiten que el escenario electoral que dibujan Macri y su equipo, con Peña al frente, se parece mucho al de "el candidato es el modelo", que instaló Cristina Kirchner en la última elección presidencial. Aunque la estrategia ronde ese vecindario semántico,

A lo que ni siquiera se aproximan es a la máxima de Néstor Kirchner de que en las elecciones legislativas se plebiscita el Gobierno. En este caso, la mesa chica macrista argumenta que la mayoría del electorado optará por lo que no quiere que vuelva y por lo que se puede lograr si vota al Gobierno, antes que por lo que Macri habrá hecho en casi dos años.

"Las encuestas no dejan dudas. En la cabeza de la gente sólo aparecemos nosotros o el pasado kirchnerista. Y en la ciudad de Buenos Aires se suma Lilita. El resto no figura", suele repetir en estos días Macri para reforzar su hipóstesis. No lo nombra, pero de paso saca de la cancha como adversario de riesgo a Sergio Massa.

A eso agrega que, según un sondeo recibido en los últimos días, la sociedad ya empezó a percibir mejoras en la economía, "especialmente por la baja de la inflación. Y son muchos los que ya dicen que llegan con más comodidad a fin de mes", sostienen.

El optimismo es alto, a pesar de la conflictividad con la que amenazó en los últimos días el sindicalismo. Tanto que la táctica será, en lo inmediato, no llamar a la dirigencia sindical a negociar. "La realidad se lo va a demostrar. Como dijo Nicolás Dujovne [ministro de Hacienda], no coincidimos con el análisis que hacen los gremialistas. El paro sólo responde a sus disputas internas, al vedetismo de algunos y al año electoral."

Más allá de eso, en la Rosada le reconocen al gremialismo una actitud positiva en el primer año de gobierno y la contrastan con la de "algunos empresarios que no entienden que el país y el mundo cambiaron".

El desafío de bajar el gasto

La decisión de no ceder ante la presión sindical tiene otra razón: la necesidad de bajar el gasto público, una de las principales metas que el Gobierno dice haberse propuesto.

Por eso, el Presidente y su equipo se molestan cuando se les pregunta si, como parece en algunos casos, gobernarán durante este año en función de las elecciones. "Si fuera así, no nos propondríamos bajar el déficit. Y eso es innegociable, porque así no podemos seguir", repite Macri ante quien quiera escucharlo.

No es ése el único desafío complejo para Macri con miras a las elecciones y ante su objetivo de fortalecer la gobernabilidad. La guerra santa declarada por Carrió al titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, parece una contradicción difícil de saldar.

Si ella decide postularse sería la principal carta electoral de Cambiemos en la Capital o en la provincia de Buenos Aires, mientras que el magistrado es hoy para Macri una garantía de gobernabilidad y de equilibrio en el máximo tribunal. Y suele repetir que no ha logrado tener ninguna evidencia de las acusaciones que esparce el huracán Lilita.

Como con los sindicalistas, Macri pone el tema en el freezer. Espera que el tiempo le juegue a favor. Lo mismo que con la economía. Mientras, sigue entrenándose para la campaña y relata, una y otra vez,las visitas que hizo la última semana a casa de vecinos del Gran Buenos Aires.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.