Macri busca recortar costos operativos, pero sin afectar el gasto social

Enfrenta un dilema para bajar el déficit en un año electoral; los especialistas piden definiciones
Enfrenta un dilema para bajar el déficit en un año electoral; los especialistas piden definiciones
Mariano Obarrio
(0)
23 de abril de 2017  

El Presidente recortará $ 114.000 millones en gastos operativos ineficientes para este año, pero los deberá reasignar al gasto social para atender los aumentos en jubilaciones y planes sociales
El Presidente recortará $ 114.000 millones en gastos operativos ineficientes para este año, pero los deberá reasignar al gasto social para atender los aumentos en jubilaciones y planes sociales Fuente: Archivo

El gasto público es un problema económico, pero también político para el presidente Mauricio Macri . Por eso recortará $ 114.000 millones en gastos operativos ineficientes para este año, pero los deberá reasignar al gasto social para atender los aumentos en jubilaciones y planes sociales. Ello implica que ese esfuerzo no reducirá el gasto primario ni el déficit fiscal.

Según confiaron a LA NACION fuentes de la Casa Rosada, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , presiona a los ministros por ese ajuste del gasto para poder cumplir la meta de déficit de 4,2% del PBI, de $ 420.000 millones.

Los economistas independientes recomiendan bajar más gastos operativos, en subsidios, en masa salarial, en jubilaciones, docentes y planes sociales. Los referentes del jefe del Frente Renovador, diputado Sergio Massa , reclaman que reduzca el déficit con políticas de crecimiento y no de ajuste.

Sin embargo, la Casa Rosada tiene dificultades en reducir aún más el gasto porque choca con necesidades políticas con miras a las elecciones del 22 de octubre. La suba de la inflación de marzo al 2,4%, y el incremento de la tasa de interés del Banco Central, desató el debate político sobre el gasto.

En los últimos tres años, crecieron las prestaciones sociales, los salarios estatales y la obra pública. Sólo se recortaron los subsidios a la luz, el gas y el transporte (con el aumento de tarifas) y algunos gastos de funcionamiento ineficiente. Pero no alcanzaron a bajar el déficit en forma sustancial. En 2015, el gasto primario fue $ 1,54 billones (1.548.829.000.000); en 2016, de 1,97 billones (1.972.834.000.000) y el presupuesto de 2017 es de 2,29 billones (2.295.001.000.000).

Las prestaciones sociales representaron el 44% del presupuesto en 2015; el 48% en 2016, y se prevé que sea el 53% este año. Todas crecieron en estos tres años. Esas prestaciones son: jubilaciones y pensiones implicaron el 31%, el 33% y el 38%, respectivamente en cada año; la asignación universal por hijo (AUH), el 2%, el 3% y el 3%; las asignaciones familiares el 2%, el 3% y el 3%; las pensiones no contributivas el 4% en todos los ejercicios, y los planes sociales (Manos a la Obra, Argentina Trabaja, Progresar y otros), el 5%, el 6% y el 6%.

Los salarios elevaron su incidencia presupuestaria de 13%, a 14% y 14% en cada año, y la obra pública estuvo en 10%, 9% y 10%.

El gasto que se ajustó fue el de los subsidios al gas, la luz y el transporte (aumentaron las tarifas). Por eso pasó de 16% y 15% en los dos primeros años, a 9%, en este. También el resto de los gastos de funcionamiento (compras, licitaciones, logística, autos) decrecieron del 17%, al 14% y el 13%.

Dujovne planea reducir ese gasto operativo ineficiente de 13% a 8% del presupuesto actual. En dinero, significa llevar la partida de $ 301.194 millones a 187.211 millones. La diferencia, 113.983 millones, irá a jubilaciones y pensiones, que pasarán a incidir un 39% del presupuesto; a la AUH (3%); a las asignaciones familiares (3%); a las pensiones no contributivas, (5%), y a los planes sociales (8%). Los subsidios se elevarían a 10% del gasto primario, los salarios siguen en 14%, la obra pública en 10%, y los gastos de funcionamiento bajarían al 8% del gasto primario.

En 2015 se pagaron $ 199.066 millones en sueldos estatales, en 2016, 266.831 millones, 34% más, y en 2017, 319.341 millones, 19,6% más. Los números son del Ministerio de Hacienda y de auditores de la Asociacion de Personal de Organismos de Control (APOC).

"Estamos forzando a todos los ministerios a ahorrar en el gasto corriente, que se viene achicando año a año", dijo a LA NACION un funcionario de Hacienda.

Fuentes cercanas al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger , señalaron a LA NACION que "en salarios vamos a un proceso para mejorar la calidad del gasto y no bajarlo, cambiar recursos improductivos en productivos".

Uno de los voceros económicos massistas, el diputado Marco Lavagna, dijo a LA NACION que "el déficit primario empeoró en casi dos puntos del PBI en 2016 y el blanqueo maquilló la caída", y que "la única forma de reducir el déficit es con crecimiento porque el ajuste es conocido y dio malos resultados", agregó. Para el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen, "el gasto está desbordado y necesitamos una reforma previsional y del estatuto del docente, no podemos tener tres o cuatro maestros por curso".

Según el economista Agustin Monteverde, hay que "bajar el déficit operativo de las empresas públicas y del Estado, subsidios, la estructura del Estado, los 21 ministerios". Según el estudio FIEL, es clave "la rebaja gradual de subsidios y de pensiones no contributivas, frenar el aumento del empleo público excedente, revisar planes sociales, y hacerlo en la Nacion y en las provincias y municipios".

Para Marcelo Elizondo, de Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), "se debería recortar en subsidios y en gastos de administración en la Nación y provincias".

Según la Fundacion Libertad y Progreso, hay que reducir jubilaciones, pensiones, subsidios, planes sociales, y burocracia administrativa.

El gasto y las reasignaciones para 2017

Gasto primario.

El presupuesto 2017 prevé un gasto (sin el pago de deuda) de $ 2295 billones ($ 2.295.001.000.000)

Prestaciones sociales

Todo el gasto social previsto es de $ 1,222 billones ($ 1.222.344.000.000), el 53% del presupuesto. Pero se proyecta aumentarlo al 57 por ciento.

Jubilaciones y pensiones

Suman $ 866.193 millones y representan el 38%: proyectan reasignar partidas

Asignación Universal

Son $ 59.787 millones (2,6% ) y se elevaría al 3%

Asignaciones familiares

Suman $ 68.151 millones (3%) y se lo llevaría al 3,4%

Pensiones no contributivas

Son $ 96.998 millones (4%), y aumentaría al 5%

Planes sociales

Suman $ 134.224 millones (6%) y modificarían partidas hasta llegar al 8%

Subsidios a la luz, gas y transporte

Son $ 212.204 millones (9%) y crecería al 10,2% para aliviar el aumento de tarifas

Salarios estatales

Son $ 319.341 millones (14%). Se mantendrá la misma partida

Obra Pública

Suman $ 236.918 millones (10% del presupuesto) y seguirá igual

Gastos operativos

Hoy se destinan $ 301.194 millones (13%). Se reduciría al 8% para eliminar ineficiencias y despilfarro en compras y licitaciones y reasignar recursos al gasto social

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.