Macri "caliente" o el debut actoral del candidato

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION

Análisis de Claudio Jacquelin sobre el discurso en el CCK

09:20
Video
(0)
21 de marzo de 2019  • 22:39

A continuación, sus principales conceptos:

  • El Presidente dio por empezada la campaña el 1° de marzo. Ahora llegó el tiempo de la presentación del mensaje y del adoctrinamiento. En el Congreso hizo el debut y pareció encontrar el tono. Ahora trata de reproducirlo en cada presentación, a riesgo de la sobreactuación. O, simplemente, de que se note que está actuando.
  • Eso es lo que pasó ayer en la reunión de gabinete ampliado en el CCK . Eso explica que haya dicho que estaba "caliente", y pero que, a diferencia del 1° de marzo, no perdiera la compostura, ni se desencajara. Tanto que no pudo esconder una sonrisa. Si lo del Congreso pareció una genuina reacción, ayer se vio a un actor.
  • O, mejor dicho se parecíó a una especie de sacerdote canchero, sin llegar al status de telepredicador o gurú, que procura insuflar la fe y llevar el mensaje y animar a sus fieles para que salgan a evangelizar. Fue el sermón de la montaña a la que hay que seguir subiendo, como él mismo dijo. Y no fue casi al que casi al mismo tiempo se difundieron los evangelios según san Mauricio y San Marcos, que son estos. Sí, estos: 363 páginas.
  • Pero para el que le parezcan muchas hay un resumen. O un catecismo de 74 páginas. Se trata, en definitiva, definitiva, del relato macrista. Una narrativa para defender al Gobierno por lo encontrado, por lo hecho por lo que se propone hacer. No es una simple memoria y balance. Es mucho más ambicioso, tanto que lo presenta casi como una plataforma partidaria, cuando dice que es la base para el próximo gobierno.
  • Por eso Macri pidió: defender, transmitir, empatizar, esperanzar y convencer. E identificó a sus adversarios: el kirchnerismo, que es el pasado Y habló explícitamente de la herencia recibida. Y en el documento queda expresado en los seis ejes y en los 44 capítulos. En cada uno de ellos. Tienen la fe en que no es muy tarde para eso
  • Al mismo tiempo salió a cruzar a eventuales desafiantes y por segunda vez el propio Macri se suma a las descalificaciones que Marcos Peña y Dujovne le dedicaron a Lavagna , a quien han puesto en el centro del ring.
  • Al respecto no hay una interpretación unánime de los habituales exégetas y voceros del Gobierno. Pero pareciera que es el producto de las encuestas que la Casa Rosada consume en donde el fenómeno que se hado en los últimos días en el despreciado círculo rojo no se refleja.
  • Por eso, dicen, lo levantan para complicar el armado de un tercer actor. Con un doble objetivo simultáneo: que pueda llevarse votos peronistas y evitar que se concentren en Cristina , pero al mismo tiempo que no tenga la suficiente fortaleza como para llegar a un ballotage. Todas la encuestas hoy dicen que Cristina perdería con Macri en un ballotage, pero que Macri perdería con un peronista racional.
  • El manual de procedimientos electorales es la etapa superior del evangelio según San Mauricio. Por eso, aunque parezca difícil, la Casa Rosada no ha perdido la fe. Y para los que creen, la fe puede hacer milagros.
  • Por eso, también, Macri recurrió a la idea de la predestinación y les dijo a los suyo que son los elegidos: "Somos la generación que vino a cambiar la historia para siempre". No está mal, la política consiste en construir una ilusión y prometer un futuro. Y el componente de racionalidad siempre es bajo en las decisiones electorales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?