Macri camina sobre un alambre, entre la crisis y las elecciones

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION

Análisis de Sergio Suppo

16:28
Video
(0)
12 de abril de 2019  • 22:04

A continuación, sus principales conceptos:

  • El presidente Macri camina por un alambre tratando de cruzar una crisis económica que se prolonga. Las proyecciones optimistas caen día por día. No bajó la inflación como el Gobierno esperaba en febrero y el próximo martes conoceremos el índice de marzo, que comprobará que la inflación sigue siendo un grave problema político además de económico y social.
  • Macri tiene un doble frente abierto hacia ambos costados mientras camina por este alambre. Por un lado, la necesidad de dar certidumbre y garantía de cumplimiento a los mercados internacionales de su compromiso con el FMI . La asamblea del Fondo esta semana, a través de su jefa Christine Lagarde , le recordó a Macri y a todos los candidatos la necesidad de respetar el acuerdo contraído el año pasado.
  • Por otro lado, el Presidente debe dar respuesta a una demanda social y también política muy concreta: la inflación elevada y la inestabilidad que genera el dólar está provocando un descontento social muy significativo que tiene una traducción electoral.
  • Por eso, desde hace 10 días, el Presidente está yendo y viniendo con sus aliados políticos, los radicales, y también con sus subordinados políticos ( Larreta , Vidal ), en busca de algún paliativo a las alzas de precios de la canasta familiar.
  • "Control de precios" es una palabra maldita para el Gobierno, pero habría un acuerdo para una canasta que estiman podría de más de 100 productos y por varios meses. Esta no es una solución de fondo, pero puede ser entendida como una señal y una respuesta a la preocupación de millones de argentinos.
  • Esta canasta sería complementaría con algún anuncio en materia tarifaria, y además con la entrega de créditos subsidiados para jubilados y créditos para reactivar el consumo de electrodomésticos.
  • Hubo varias reuniones para acordar esto esta semana, reuniones políticas pero también instrumentales. Porque para llegar a un acuerdo de precios, no hay que hablar con Vidal, Larreta o los radicales, hay que hablar con los formadores de precios y con los supermercadistas.
  • En estas negociaciones con los empresarios, hay cuestiones técnicas que se analizan en distintos niveles de la administración y también llamamientos políticos a ese sector del empresariado, que están muy en línea con la cuestión electoral. Desde lo más alto del Gobierno nacional les dicen a esos empresarios: "Ustedes también tienen que elegir si quieren la continuidad de esta política cuando estamos haciendo el mayor esfuerzo, o si quieren volver al populismo y a los controles de precios de otra época". El presidente Macri les dice: "Elijan entre nosotros o el regreso al kirchnerismo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?