Macri escuchó la catarsis de los candidatos bonaerenses