Macri felicitó a Carrió en su cumpleaños y llevó distensión a la relación entre ambos

Elisa Carrió recibió el saludo de Mauricio Macri
Elisa Carrió recibió el saludo de Mauricio Macri Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
28 de diciembre de 2018  • 18:49

El descanso en su amada Punta del Este, como invitada especial en la casa de una amiga discreta, le sirvió de remanso, luego de un año lleno de estrés y tensiones con lo más alto del poder. Relajada y "con muchas ganas" de trabajar en el proyecto Cambiemos, Elisa Carrió volvió anoche de Punta del Este con una felicitación que le alegró el festejo de su cumpleaños número 62: la del propio presidente Mauricio Macri, con quien no tenía contacto desde octubre pasado.

"Hubo comunicación entre Villa La Angostura y Punta del Este para el cumple [de Carrió]", confirmaron a LA NACION dos de los mejores amigos de la diputada y líder de la CC-ARI en el macrismo.

"Fue un mensaje de texto muy afectuoso de Juliana [Awada] de parte de los dos", precisaron cerca de la diputada porteña. Un presidente de mejor humor luego de varios días de relax con su familia y amigos cortó de ese modo semanas interminables de un "frío" entre ambos que reconocieron públicamente dirigentes cercanos a Carrió, como el flamante titular de la CC-ARI, Maximiliano Ferraro, a LA NACION, el martes.

"Gracias a todos, les mando un beso enorme, soy una vieja espléndida de 62 años", dijo Carrió a sus seguidores en las redes sociales la misma tarde de su cumpleaños.

Más allá del saludo que puso fin a la distancia, Macri y Carrió tienen un objetivo común que los obliga a dejar de lado sus diferencias: la necesidad de estar "todos juntos" para asegurar la continuidad de Macri en la Casa Rosada más allá de diciembre de 2019.

"La relación está mejorando porque necesitamos un Cambiemos unido el año que viene", resumió un alto dirigente del espacio, que sabe de la "disposición" de la diputada Carrió a "ayudar" en las campañas de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para intentar lograr sus respectivas reelecciones en 2019.

De eso se hablará, ya con el aval de Macri, de la reunión prevista para la semana que viene entre Carrió y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirman cerca de ambos dirigentes.

En la agenda de Carrió también está pendiente un encuentro a solas con Rodríguez Larreta, con quien sostiene una fuerte alianza distrital que la llevó a ganar con más del 50% de los votos en las legislativas de fines de 2017. "Va a ayudar, aunque preferiría no ser candidata", dijo a LA NACION uno de los dirigentes de la CC-ARI que mejor la conoce.

Ayer, Carrió evaluó con sus colaboradores el reemplazo de Javier Iguacel por Gustavo Lopetegui en Energía. Elogió al saliente pero agregó que Lopetegui es "uno de los mejores funcionarios del Gobierno".

Rosatti, en la mira

Carrió les comentó a sus allegados macristas que durante enero se "concentrará" en Horacio Rosatti, a quien recomendó como integrante de la Corte Suprema, y que hoy está "subordinado" a su enemigo íntimo en el alto tribunal: Ricardo Lorenzetti.

Los cañones apuntarían, más precisamente, a Héctor Marchi, el administrador de la Corte Suprema que responde a Lorenzetti. "Esperamos que Rosatti no se interponga [en la investigación]", advirtieron espadas legislativas de la volcánica legisladora.

"Rosatti no entendió que está en la Corte, sus modos de hacer política son los de un intendente", lo castigaron cerca del Presidente.

También apuntará -sugieren en la mesa judicial del Gobierno y también cerca de Carrió- a operadores "del PJ", como Guillermo Seita y Silvio Robles, a quienes sindican como responsables de la movida para debilitar al presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, cuyos últimos fallos fueron cercanos a las posiciones del oficialismo.

Desafíos directos de Carrió como el pedido de juicio político al ministro de Justicia, Germán Garavano, o sus críticas al protocolo de seguridad diseñado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quedaron en segundo plano por el momento. "A lo mejor hubo un enojo momentáneo [del Presidente], pero las cosas en Cambiemos se hablan y eso nos hace más fuertes y coherentes. Siempre hubo contacto entre ellos a través de terceros", razonó uno de los funcionarios cercanos al primer mandatario.

"No somos un partido donde solo se baja línea, somos una alianza con diferencias que vamos superando", completó la fuente, con la infaltable crítica a los modos del kirchnerismo. Mientras en ambos lados prefieren dar vuelta la página, Carrió ya avisó que pasará las últimas horas de 2018 en su casa de Capilla del Señor. El mensaje de texto de Juliana -con quien tiene un vínculo de afecto que resistió varias tormentas- servirá para encarar el brindis con distensión.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.