Macri, funcionarios y dirigentes de la UCR acompañaron a la familia del exmandatario

El Presidente y sus ministros asistieron al velorio en el Congreso, junto a una fila incesante de ciudadanos
El Presidente y sus ministros asistieron al velorio en el Congreso, junto a una fila incesante de ciudadanos Crédito: Prensa Senado
Laura Serra
(0)
10 de julio de 2019  

Afuera, una larga fila de ciudadanos esperaba paciente, sobre la calle Combate de los Pozos, su ingreso al edificio del Congreso Nacional. Adentro, en el mítico Salón de los Pasos Perdidos, una pequeña multitud de funcionarios, exfuncionarios y dirigentes políticos del radicalismo se entremezclaba con hombres y mujeres de a pie que se acercaron, espontáneamente, a despedir los restos del expresidente Fernando de la Rúa, fallecido ayer a la edad de 81 años.

Al velorio concurrió la plana mayor del gobierno nacional. El primero en llegar, antes de que se abrieran al público las puertas de Pasos Perdidos, fue el presidente Mauricio Macri, acompañado de su mujer, Juliana Awada. Lo hizo después de participar del tradicional desfile del 9 de Julio, en esta capital. Ambos fueron recibidos por la esposa del exmandatario, Inés Pertiné, escoltada por sus hijos Fernando, Antonio y Agustina.

Luego de transmitir sus condolencias y saludar al resto de los familiares, Macri se acercó a despedir al exmandatario, quien yacía a cajón abierto con la bandera argentina en su torso y con el bastón de mando entre sus manos.

Pocos minutos después, una vez que Macri se retiró del Congreso, comenzó un desfile incesante de dirigentes, funcionarios y exfuncionarios que se acercaron a dar el pésame a la familia.

Allí estuvieron la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario general de la Presidencia, Fernando D'Andreis; el canciller Jorge Faurie; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el ministro de Defensa, Oscar Aguad; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el procurador general del Tesoro, Bernardo Saravia Frías.

No se vio a ningún representante de la oposición en el velatorio, salvo al exsenador Eduardo Menem y su colega Oraldo Britos, un histórico del PJ puntano, uno de los primeros en llegar al Congreso.

Llamó la atención, también, el faltazo de la cúpula del comité nacional del radicalismo, que se limitó a enviar una ofrenda floral. Ningún gobernador radical se acercó a despedir al expresidente y muy pocos legisladores del partido lo hicieron; entre ellos, los diputados Mario Negri y Facundo Suárez Lastra y los senadores Luis Naidenoff y Julio Martínez.

A la ceremonia asistieron algunos exfuncionarios del gobierno de la Alianza, que encabezó De la Rúa, entre ellos, el excanciller Adalberto Rodríguez Giavarini; el exministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra y el expresidente de la Cámara de Diputados Rafael Pascual. También estuvo presente Jorge Vanossi, exdiputado radical y exministro de Justicia del gobierno de Eduardo Duhalde.

En rigor, la presencia radical en la ceremonia fue raleada y variopinta: allí se lo vio, en medio del público, al histórico dirigente del radicalismo porteño Enrique "Coti" Nosiglia, acompañado de su hijo, el legislador porteño Juan Nosiglia. También fueron de la partida sus correligionarios Mariano Genovesi y Emiliano Yacobitti, el bonaerense Juan Manuel Casella, el actor y militante radical Luis Brandoni y el exgobernador de Río Negro Horacio Massaccesi.

Los gélidos pasillos que conducen al Salón de los Pasos Perdidos, custodiados por efectivos del Regimiento de Granaderos, fueron un flujo incesante de personas que se acercaban a dar el último adiós al expresidente. Viejos militantes de la UCR de la Capital, el bastión electoral de De la Rúa, se entremezclaban con ciudadanos que se acercaron con espontaneidad a despedirlo, conmovidos por la muerte de quien también fue el primer jefe de gobierno porteño de la ciudad y su representante en ambas cámaras del Parlamento.

Al caer la noche, la familia decidió poner fin al velorio. Inés Pertiné fue la primera en despedir a su marido con un beso en la frente. La siguieron sus hijos y nietos. Un caluroso aplauso de los presentes coronaba la ceremonia mientras el féretro era cubierto por una bandera argentina y trasladado por los granaderos. Poco después, los restos fueron trasladados a la sala de velatorios O'Higgins, en el barrio de Núñez, donde quedarán en guarda hasta su inhumación, en el Parque Memorial de Pilar.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.