Suscriptor digital

Macri mantiene la sintonía con Marcos Peña, más allá de las críticas internas

El presidente defendió a su jefe de Gabinete frente a los cuestionamientos que había expresado el ala política
El presidente defendió a su jefe de Gabinete frente a los cuestionamientos que había expresado el ala política Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
29 de julio de 2018  

"En la misma línea, como siempre", fue la definición del presidente Mauricio Macri , tajante y directa, Un periodista lo había consultado por sus coincidencias con el jefe de Gabinete Marcos Peña por un tema en particular, pero el Presidente aprovechó para enfatizar su sintonía entre ambos, según reconstruyeron testigos del diálogo.

Luego de meses de tormentas políticas y económicas, y a pesar de las quejas que, por lo bajo, pudieron escucharse en la Casa Rosada, la antigua y estrecha relación entre el primer mandatario y su jefe de Gabinete, atraviesa por un momento de máxima sintonía. "Indestructible, inoxidable, hermética, inviolable", la define con gracia un miembro del gabinete. Y agrega una explicación convincente con aroma a neurociencia. "Mauricio tiene en su hemisferio izquierdo la veta de ingeniero hacedor, y en el derecho al duranbarbismo de la campaña y el marketing. Marcos fue y es el necesario equilibrio entre ambas", define el alto funcionario.

No se trataría, por cierto, de una exageración. Sin ser parte de su grupo de amigos, un espacio reservado casi en su totalidad para sus excompañeros del Cardenal Newman, Peña puede, con los años que da la convivencia despacho de por medio con el Presidente y la lógica diferencia de roles, recomendarle al primer mandatario la serie The Vietnam war, que Macri ve en estos días vía Netflix. Lo hace con la misma naturalidad con la que discuten decisiones trascendentes de la economía, o los acercamientos con la oposición.

Peña y Macri coincidieron, por ejemplo, en la inutilidad de los "achiques" y fusiones de ministerios, una idea traída a la mesa chica por parte de los caciques Pro en el territorio: la bonaerense María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, convencidos de la necesidad de "gestos" de austeridad más allá de la cantidad de dinero que se ahorre en la movida. "No tiene sentido", fue terminante el Presidente en algunas reuniones en estos días, un dato que hizo respirar con alivio a varios ministros que temían por su futuro.

También lucieron alineados en sus respuestas en torno a los cambios en el rol de las Fuerzas Armadas: ambos afirmaron que las críticas se debían a que la oposición "no había leído" el decreto relacionado con esas modificaciones. Y el Presidente sumó a Peña a los dirigentes que "conversan" con Sergio Massa, un exaliado con el que hay intenciones de recomponer relaciones de cara a 2019.

Atrás quedaron, o al menos se frenaron, las críticas a la conducción del propio Peña surgidas del "sector político", que hablaban de la "falta de política" en el binomio que gobierna, a quienes le sumaban los coordinadores del gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, enfrascados en el seguimiento de las metas de trabajo (y de ajuste) en cada ministerio.

Nicolás Caputo, el "hermano de la vida" del Presidente, y quien según distintas fuentes se involucró mucho más en la gestión y las decisiones cuando todo parecía temblar, fue uno de quienes habría insistido en la necesidad de un "proyecto de desarrollo" que complemente la política económica "gradualista", sin demasiados resultados y que desembocó en el acuerdo con el FMI.

Al contrario de lo que piensan miembros del gabinete y buena parte de los analistas económicos, Macri no culpó a Peña por las turbulencias, que según algunos comenzó aquella conferencia de prensa de fines de diciembre pasado en las que anunció la corrección de las metas de inflación, dejando desairado al entonces titular del Banco Central, Federico Sturzenegger. "Es medio raro, nos piden que coordinemos (con el Banco Central) y a la vez que preservemos su independencia", contesta el Presidente cuando le recuerdan aquellos momentos complicados. También les pregunta a quienes le cuestionan el camino general si "quieren volver al cepo, tipo de cambio fijo; hay que parar con la sanata", define Macri.

"Este lugar no es para susceptibles", contestó Peña con una sonrisa hace dos semanas cuando le recordaron la ola de críticas que recibía. Ni él ni nadie creen, de todos modos, que a Macri le tiemble el pulso si lo considera necesario. "Si echó a (Francisco) Cabrera y a (Juan José) Aranguren de la manera en la que lo hizo, nadie está totalmente a salvo", reflexiona un ministro.

Superada -o al menos estabilizada- la tormenta financiera, Peña ya comenzó a "pensar" en la próxima cita electoral, en la que el proyecto de su jefe político se jugará la permanencia. "Ahora llega el tiempo en el que se ve al mejor Marcos: el de la organización y comunicación de la campaña", define un experimentado macrista bonaerense. La vuelta a los timbreos luego de más de dos meses es el puntapié inicial de una larga temporada electoral que convivirá, necesariamente, con las malas noticias que traiga una economía más recesiva y "fría", según la definición del propio Peña.

"Las campañas tienen promesas. Hoy es distinto: vamos a escuchar, y a decir que entendemos que les duele lo que están pasando", afirmó otro dirigente que conoce las directivas del jefe de gabinete, cuyo tándem con el Presidente luce renovado y resistente a las crisis.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?